91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

La diarrea del viajero: prevención y tratamiento

Publicado el 06/07/2019

diarrea,viajes,vacaciones,diarrea del viajero,probioticos,vómitos,bacterias,boulardii,lactobacillus,rhamnosus,herbolario,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales

Al viajar a regiones tropicales y subtropicales, siempre existe la posibilidad de contraer una infección bacteriana que se convierte en diarrea del viajero. Se estima que alrededor del 30-50% de los viajeros desarrollan diarrea del viajero en las primeras dos semanas en el extranjero.[1-3]

Esta enfermedad en particular se resuelve espontáneamente, a menudo dura de uno a tres días con tratamiento,[1] pero hasta siete días para aquellos que dejan que siga su curso natural (a veces más dependiendo del tipo de infección). Aquellos que la han experimentado pueden dar fe de que es suficiente para arruinar unas vacaciones o limitar la posibilidad de volver al trabajo después de haber llegado a casa.

La causa de estas infecciones puede ser bacteriana a viral, e incluso protozoaria, como la Giardia (también conocida como la "fiebre del castor"). Más comúnmente, sin embargo, es el consumo de una cepa patógena de Escherichia coli, ya sea de agua o alimentos contaminados, lo que altera el tracto gastrointestinal.

Aquellos que han experimentado la diarrea del viajero te dirán que, a diferencia de un dolor de estómago típico, este tipo de infección puede mantenerte pegado al inodoro (en sentido figurado) con varias deposiciones acuosas por día, acompañadas de náuseas, vómitos, calambres abdominales y a veces incluso fiebre.[1] Los viajeros parecen correr un mayor riesgo cuando consumen alimentos de vendedores ambulantes, alimentos y ensaladas sin refrigerar y alimentos poco cocinados. El agua no embotellada y la del grifo también son motivo de preocupación para aquellos que visitan ciertas áreas geográficas por primera vez.

Causa mayor preocupación la creciente prevalencia de resistencia a los antibióticos. Esto significa que ciertas especies bacterianas se están volviendo resistentes a los tratamientos con antibióticos que tenemos disponibles.[2] Esta es la razón por la que, la mayoría de las veces, desaconsejamos el uso profiláctico de antibióticos para la diarrea del viajero: el riesgo de volverse resistente al tratamiento futuro es demasiado alto. Un estudio de holandeses que viajaron a África, Asia y América Latina (incluido el Caribe) reveló que el 32% de los participantes contrajo una cepa resistente a la ciprofloxacina.[2] La ciprofloxacina es un antibiótico que comúnmente se receta a los viajeros en el caso de que se enfermen mientras están de vacaciones.

También hemos visto una resistencia generalizada contra otro antibiótico, la trimetoprima/el sulfametoxazol, y las tasas de resistencia parecen estar aumentando en muchas regiones del mundo.[4]

Los investigadores sugieren que el uso de antibióticos durante el viaje puede contribuir a esta resistencia y, por lo tanto, las directrices de tratamiento recomiendan que los médicos se abstengan de recetar antibióticos de forma rutinaria a quienes viajan a las regiones mencionadas anteriormente.[2] Sin embargo, se pueden recomendar los probióticos, tomados antes y durante el viaje: un metanálisis de ensayos controlados aleatorios sugirió que ciertas cepas probióticas tienen una eficacia del 85% para prevenir la diarrea del viajero.[5]

Bacterias patógenas y causas de la diarrea del viajero

Cuando hablamos de E. coli, es importante recordar que hay docenas de cepas de la especie E. coli, cada una de las cuales afecta el cuerpo del huésped de diferentes maneras. Un tracto gastrointestinal saludable contiene una gran cantidad de E. coli comensal,[6] pero hay varias cepas que pueden ser problemáticas para nuestra salud. Entre ellas se encuentran:

  • E. coli enterohemorrágica (EHEC): puede causar diarrea y colitis. Este tipo de infección puede conducir a muchas otras complicaciones.[7]
  • E. coli enteropatogénica (EPEC): puede causar diarrea grave y prolongada, especialmente en niños.[7]
  • E. coli enterotoxigénica (ETEC): responsable de cientos de millones de infecciones gastrointestinales cada año, y en todo el mundo es la infección bacteriana más común que causa la diarrea del viajero.[1,3,7]
  • E. coli enteroagregativa (EAEC): una causa común de diarrea aguda, especialmente en niños en países en desarrollo y viajeros que visitan áreas tropicales y subtropicales.[8]

La diarrea del viajero también puede ser causada por virus como el norovirus y el rotavirus, así como por infecciones por protozoarios como la Giardia y el Criptosporidio.[3] Cada tipo diferente de infección puede presentarse de manera distinta. Por ejemplo, en los casos de infecciones virales, el vómito tiende a ser un síntoma predominante.[3] Las infecciones por protozoarios se distinguen de la diarrea del viajero típica en que pueden durar semanas.[3]

Profilaxis y tratamiento con probióticos

Saccharomyces boulardii es una cepa de levadura probiótica de la especie Saccharomyces cerevisae que se ha utilizado históricamente para los trastornos gastrointestinales infecciosos e inflamatorios.[7] Los investigadores han descubierto que S. boulardii reduce la virulencia bacteriana uniéndose a toxinas y patógenos e interfiriendo en su capacidad para moverse y translocarse.[7]

En el caso de las infecciones por EPEC, se ha demostrado que S. boulardii elimina eficazmente las bacterias del torrente sanguíneo, lo que aumenta la resistencia a estas infecciones bacterianas.[7] ¡Pero esta súper levadura hace más que eso! S. boulardii puede evitar que las células del colon humano sean destruidas por la EHEC al interferir en los procesos enzimáticos, y otros estudios muestran que la exposición previa del intestino a S. boulardii puede ayudar a combatir infecciones posteriores.[7] Esencialmente, la levadura promueve la liberación de citoquinas antiinflamatorias en etapas más tempranas de la infección, controlando y apoyando los procesos antiinflamatorios.[7]

La cepa Lactobacillus rhamnosus GG también está mostrando resultados prometedores para el tratamiento de la diarrea, el tratamiento de infecciones gastrointestinales virales y protozoarias, así como para el tratamiento de la diarrea aguda.[9] Un estudio que siguió a viajeros al norte de África arrojó como resultado un efecto protector del 12-45% contra la diarrea del viajero.[1]

Otros estudios han analizado los efectos de las cepas Lactobacillus acidophilus, y aunque los acidófilos pueden ser beneficioso para la salud digestiva, parece que esta especie en particular no ofrece ninguna protección contra la diarrea del viajero. [4] Otro estudio analizó el tratamiento con L. acidophilus cuando se le probó con la ingestión de ETEC y no encontró mejores resultados comparado con el grupo que tomó un placebo.[10]

¿Entonces, cuánto es suficiente? Cuando empaquetamos probióticos en cápsulas que contienen millones y miles de millones de unidades formadoras de colonias (UFC), puede ser difícil de determinar qué dosis será efectiva. La mayoría de los estudios sobre S. boulardii usaron dosis entre 40 y 200 mil millones de UFC, y el tratamiento comenzó días o incluso una semana antes del viaje, y continuó a lo largo del viaje.[5][11]

Para poder mantener estas dosis, es importante usar productos que contengan preparaciones liofilizadas de S. boulardii, en comparación con las preparaciones secadas al calor. La versión liofilizada de S. boulardii se mantiene estable durante el almacenamiento, lo que significa que el producto conserva su potencia cuando se mantiene a temperatura ambiente, y no requiere necesariamente refrigeración.[11]

Conclusiones

Con la combinación de estrés, desfase horario e ingestión de alimentos y agua desconocidos, existe una probabilidad relativamente alta de contraer una cepa microbiana patógena durante el viaje. Esto es especialmente cierto si se inicia el viaje con una microbiota intestinal ya desequilibrada o no saludable.[5] Tomar cepas probióticas como S. boulardii antes y durante el viaje puede ayudar a aumentar la resistencia del huésped a las infecciones patógenas por E. coli, y parece ser un tratamiento profiláctico apropiado y seguro para la diarrea del viajero.

Mantener una hidratación adecuada es crucial durante la enfermedad, ya que estas infecciones causan una pérdida de agua relativamente grande durante un período muy corto de tiempo. Aunque la mayoría de los casos se resuelven por sí solos en un plazo de dos a siete días, es importante estar atentos a los síntomas para ver si se hace necesaria una visita al médico.

Bibliografía:

  1. Giddings, S.L., et al. “Traveler’s diarrhea.” The Medical Clinics of North America, Vol. 100, No. 2 (2016): 317–330.
  2. Reuland, E.A., et al. “Travel to Asia and traveller’s diarrhoea with antibiotic treatment are independent risk factors for acquiring ciprofloxacin-resistant and extended spectrum β‑lactamase-producing Enterobacteriaceae—a prospective cohort study.” Clinical Microbiology and Infection, Vol. 22, No. 8 (2016): 731.e1–731.e7.
  3. Goldsmid, J.M., and P.A. Leggat. “The returned traveller with diarrhoea.” Australian Family Physician, Vol. 36, No. 5 (2007): 322–327.
  4. DuPont, H.L., et al. “Expert review on the evidence base for prevention of travelers’ diarrhea.” Journal of Travel Medicine. Vol. 16, No. 3 (2009): 149–160.
  5. Cohen, M. “Traveller’s ‘funny tummy’—Reviewing the evidence for complementary medicine.” Australian Family Physician, Vol. 36, No. 5 (2007): 225–226.
  6. Conway, T., and P.S. Cohen. “Commensal and pathogenic Escherichia coli metabolism in the gut.” Microbiology Spectrum, Vol. 3, No. 3 (2015).
  7. Stier, H., and S.C. Bischoff. “Influence of Saccharomyces boulardii CNCM I‑745 on the gut-associated immune system.” Clinical and Experimental Gastroenterology, Vol. 9 (2016): 269–279.
  8. Lin, P.P, et al. “Antagonistic activity of Lactobacillus acidophilus RY2 isolated from healthy infancy feces on the growth and adhesion characteristics of enteroaggregative Escherichia coli.” Anaerobe, Vol. 15, No. 4 (2009): 122–126.
  9. Sindhu, K.N., et al. “Immune response and intestinal permeability in children with acute gastroenteritis treated with Lactobacillus rhamnosus GG: A randomized, double-blind, placebo-controlled trial.” Clinical Infectious Diseases, Vol. 58, No. 8 (2014): 1107–1115.
  10. Ouwehand, A.C., et al. “Lactobacillus acidophilus supplementation in human subjects and their resistance to enterotoxigenic Escherichia coli infection.” The British Journal of Nutrition, Vol. 111, No. 3 (2014): 465–473.
  11. McFarland, L.V. “Systematic review and meta-analysis of Saccharomyces boulardii in adult patients.” World Journal of Gastroenterology, Vol. 16, No. 18 (2010): 2202–2222.

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Sólo usuarios registrados pueden enviar comentarios