Contáctenos

Tinturas espagíricas de piedras preciosas Tenemos 9 productos.

Tinturas espagíricas de piedras preciosas

Desde la antigüedad, ya se conocían los efectos benéficos de las piedras preciosas. Algo ha llegado hasta nosotros, pero mucho se ha perdido. El haber perdido el contacto con la naturaleza, nos induce tal vez a intentar recuperar las ciencias antiguas. Las piedras preciosas, son una parte de ello. Reflejan la luz, los colores, la belleza y cuanto la naturaleza haya sido capaz de hacer en miles de años, pero sobretodo, lo de haber conservado su poder. Las piedras preciosas, desde el punto de vista de la estructura atómica, son ciertamente entre las cosas más perfectas en el mundo. Son portadoras de energía siendo capaces de trasladarla, así como el ser humano es capaz de absorberla. Tal energía, ejercita su influjo tanto a nivel físico-orgánico como psico-emocional, sobretodo trabaja contra las desarmonías, que por distintas motivaciones se van creando y provocan malestar e incluso pueden degenerar en enfermedades; de hecho, todo lo que sea psicológico será luego biológico. La acción de las piedras preciosas no se basa sobre autosugestión o superstición, es apta para todos y no tiene contraindicaciones.

Las propiedades detentadas, a todo nivel, por un mineral, están determinadas por un importante factor: la concentración de los elementos contenidos. Los minerales, actúan conforme al principio homeopático, según el cual “el símil cura el símil”. Generalmente, se recurre a las propiedades de las piedras preciosas y sus estructuras cristalinas, cuando no nos sentimos dueños de nuestra propia vida. En otros términos, cuando nos encontramos en dificultad frente a problemas que pueden aparecer sin salidas, provocando malestar, no importa si a nivel físico, emocional o mental. Solo nosotros mismos podemos saber cuando estamos insatisfechos de la vida que llevamos y cuando, por tanto, necesitamos introducir cambiamientos. Otra importante función de los minerales, es la que desempeñan en los procesos metabólicos del organismo. Muchos de ellos tienen un papel clave en el funcionamiento orgánico, haciendo parte de la constitución de varias coenzimas, es decir, de sustancias que estimulan y guían los procesos metabólicos a la base de la vida. Algunos de ellos, con un rol importante en la transmisión de los estímulos nerviosos y por ello, en las actividades cognitivas, perceptivas y motoras.