91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

Osteoporosis: prevención y tratamiento

Publicado el 12/11/2015

osteoporosis,osteoblastos,osteoclastos,calcio,vitamina D,estrógeno,menopausia,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales


La osteoporosis es una enfermedad que consiste en una pérdida de masa ósea y una disminución de la calidad estructural del hueso.

 

El hueso es un tejido vivo que se encuentra en constante renovación. Continuamente se está construyendo y destruyendo para que su estructura no se deteriore. Hasta la pubertad predomina el proceso de construcción ósea; después de esta fase viene una fase de mantenimiento. Este trabajo lo realizan de forma coordinada unas células llamadas osteoblastos (células formadoras de hueso) y osteoclastos (células destructoras de hueso).

 

La cantidad de masa ósea de una persona va aumentando paulatinamente desde el nacimiento a medida que va creciendo el esqueleto. Llega al valor máximo a la edad de los 30 a 35 años (pico de masa ósea), momento que se conoce como madurez esquelética. En este momento disponemos de la mayor cantidad de masa ósea de nuestra vida. Después vienen años de estabilidad y posteriormente la masa ósea disminuye fisiológicamente de manera progresiva.

 

Este remodelamiento óseo está controlado por hormonas. La más importantes son los estrógeno (hormona sexual femenina) y la testosterona (hormonal sexual masculina), que ralentizan la destrucción del hueso, ayudan a mantener su densidad y contribuyen a unos niveles óptimos de fósforo en la estructura ósea.

 

En los hombres, debido a que la producción de testosterona permanece constante a lo largo de la vida, sólo detectamos la enfermedad en aquellos individuos en edades muy avanzadas o con un valor bajo de pico de masa ósea (la cantidad máxima de masa ósea que adquiere un individuo en su vida).

 

Las mujeres, por el contratio, atraviesan la menopausia, periodo durante el cual el ovario cesa la producción de estrógenos. A partir de ese momento pueden sufrir una pérdida acelerada de masa ósea. Por tanto, la osteoporosis tiene una prevalencia mayor en el sexo femenino. Sin embargo, no todas las mujeres desarrollan la enfermedad. Estadísticamente, únicamente una de cada cuatro mujeres padece de osteoporosis.

 

Entre los factores de riesgo que predisponen a su desarrollo destacan ser mujer posmenopáusica de raza blanca, delgada o pequeña, con una menopausia prematura, o que haya tenido una amenorrea prolongada premenopáusica, que no haya tenido hijos y que tenga una historia familiar de osteoporosis; también elevan el riesgo de desarrollar esta enfermedad algunos factores relacionados con el estilo de vida como el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, el bajo consumo de calcio y la vida sedentaria.

 

Síntomas de la osteoporosis

Los primeros síntomas son dolores sordos de espalda, y a veces son molestias que los pacientes mismos no valoran como importantes, sobre todo cuando el proceso de pérdida de la masa ósea es lento. Esta es una razón por la que la enfermedad es difícil de detectar. Incluso puede pasar inadvertida hasta que se produce una fractura vertebral, de la muñeca o de la cadera.

 

A medida que el hueso se hace más osteoporótico, cualquier caída, por insignificante que sea, puede causar una fractura.

 

Diagnóstico de la osteoporosis

Al tratarse de una enfermedad asintomática hasta la presentación de sus complicaciones ósea, es necesario un diagnóstico precoz, que viene inducido por la historia clínica, con análisis de factores de riesgo, así como la determinación de marcadores bioquímicos de edad ósea y la medida de la densidad de los minerales óseos (Densidad Mineral Ósea/DMO) a través de una densiometría.

 

También son útiles las radiografías del perfil de la columna lumbar y dorsal para descartar la presencia de fracturas vertebrales.

 

Hábitos higiénicos-dietéticos

La prevención de la osteoporosis parte de unos buenos hábitos de vida. Para tener unos huesos sanos es recomendable llevar adelante una dieta equilibrada, que contemple la inclusión adecuada de calcio, vitamina D -adquirida en forma natural a través de la exposición solar en horario y tiempos recomendados y, si no fuera posible, a través de suplementos-, así como también el mantenimiento de un peso adecuado. Por otro lado, es importante no fumar ni tomar alcohol en exceso, además de restringir la ingesta de bebidas gaseosas y café. Por último, hay que contemplar la realización de actividad física de todo tipo.

 

Plantas medicinales para la osteoporosis

  • Alfalfa: Aporta calcio y vitaminas C y D al organismo y muchos minerales útiles para la reconstrucción de masa ósea. Además, tiene un suave efecto estrogénico que es de ayuda en la asimilación de dichos minerales.
  • Ortiga: Rica en calcio, magnesio, azufre y proteínas, junto con las vitaminas C, D y K la ortiga es una buena opción para la salud ósea; además, es un adyuvante en tratamientos de afecciones reumáticas.
  • Cola de Caballo: Es un réminerálizante que ayuda a recuperar la deficiencia de silicio que ocurre por la pérdida de estrógenos, lo cual dificulta la absorción de este mineral.
  • Soja: Es una fuente natural de estrógenos, los cuales ayudan al organismo a absorber una mayor cantidad de calcio.
  • Algas marinas: Son plantas ricas en calcio y en minerales eficaces en la lucha contra la osteoporosis.

 

Fuente: Revista Bienestar Natural nº 9