Melatonina, la inductora del sueño

Un problema de insomnio suele ser el resultado del ritmo de vida que llevamos durante las horas de luz, con lo cual es importante intentar buscar un control adecuado durante este periodo del día y no sólo centrarse en controlar el sueño con la toma de un producto sólo por la noche. La sustancia que regula nuestro ánimo de día (serotonina) es la que luego se convierte de noche en la sustancia inductora del sueño (melatonina) y por tanto es importante regular tanto día como la noche. La melatonina es una sustancia que de manera natural es producida por una pequeña glándula situada en el cerebro (glándula pineal) cuando los ojos detectan una bajada en la intensidad de la luz natural, esto es, con la llegada de la noche. Esta hormona es responsable de que tengamos sueño de noche. Al levantarnos por la mañana, lo normal es ir al cuarto de baño a orinar y es en esta primera orina de la mañana donde el cuerpo expulsa la melatonina generada por la noche. Los bebés son los que más melatonina producen, de ahí que estén dormidos la mayor parte del día. Por el contrario con la edad cada vez se produce menos y es por ello que muchas personas mayores suelen tener dificultades para dormir de una tirada por la noche. La melatonina es también conocida por su uso para superar los problemas asociados al jet-lag o efectos resultantes del cambio horario en viajes de grandes distancias. En algunas personas, la toma de melatonina puede ayudar a regular los problemas de sueño. Normalmente la melatonina suele venir en comprimidos de 1,9 mg que hay que tomar 1 hora antes de dormir o antes de la cena. Resulta erróneo pensar que la melatonina es un remedio infalible para conseguir resolver un problema de sueño. Hay personas a las que no les funciona o que simplemente no les va bien. En algunos casos, además de tomar melatonina de noche, puede ser necesario tomar durante el día algún preparado a fin de modular los niveles de serotonina (sustancia que nos mantiene equilibrados las horas de luz), que como dijimos antes, es el precursor de la melatonina nocturna. En este sentido el 5-HTP (5-hidroxitriptófano) puede ayudarnos ya que estimula la producción de serotonina y ayuda a relajar el sistema nervioso. También es útil en casos de depresión. Así mismo, los alimentos que contienen triptófano, como la leche, pollo, pavo, atún, yogurt o soja, pueden servir de ayuda si el insomnio se deriva de una alteración hormonal del ciclo de sueño-vigilia.