91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

Llega el otoño y con él el dolor de articulaciones. ¿Qué podemos hacer?

Publicado el 08/12/2021

dolor de articulaciones,otoño,inflamacion,dolor,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales

Seguro que alguna vez has escuchado a alguna persona mayor quejarse del aumento de su dolor de articulaciones debido a la humedad y a la lluvia en la estación fría. Todavía no quedan del todo claro los mecanismo de esta conexión entre el otoño y el aumento de las molestias articulares, pero hay algunas teorías que la explicarían. Afortunadamente, también existen algunas medidas que nos ayudan a aliviar los dolores de rodilla, tobillo, muñeca, pies y hombros cuando bajan las temperaturas o llueve. No te pierdas este post si quieres saber más sobre el dolor en las articulaciones en otoño y en invierno, sus causas y tratamientos.

Principales causas de los dolores articulares

Las articulaciones pueden doler por muchísimos motivos porque hay muchos factores que inciden: edad, genética, estilo de vida, enfermedades, traumas...

 

Sin embargo, la causa de la mayoría de los dolores articulares se puede atribuir a dos tipos de problemas:

  • Inflamatorios: suelen presentarse como consecuencia de enfermedades crónicas directa o indirectamente relacionadas con las articulaciones.
  • Mecánicos: causados por la degeneración del cartílago y ósea o de otro tejido (tendones, ligamentos, etc.) que componen estas complejas estructuras

 

El cuerpo humano cuenta con 360 articulaciones y la lesión o inflamación de tan solo una pequeña articulación como la de un dedo, puede, por ejemplo, dificultar el descanso y afectar drásticamente a nuestra calidad de vida.

 

Hay que recordar que las articulaciones se sitúan entre huesos y gracias a sus estructuras podemos movernos de forma fluida, evitar el roce entre los huesos que se articulan y atenuar los impactos que resultan de nuestras actividades cotidianas.

 

Por todo lo anterior, cuidar las articulaciones es crucial para mantenerse en forma y prevenir dolores. Para las personas que por algún motivo ya sufren de problemas articulares crónicos, los cuidados deben estar a la orden del día y extremarse en ciertos períodos del año. Muchos individuos con problemas en las articulaciones suelen advertir una acentuación del dolor con la llegada de la estación fría.

¿Por qué las articulaciones duelen en otoño?

La correlación está bien enraizada en la cultura popular de muchos países y ya los médicos romanos y de la antigua Grecia hacían referencia a este hecho.

 

No obstante, hasta la fecha, los estudios científicos no han encontrado evidencia de la relación entre el cambio de temperaturas y el aumento de la humedad en otoño y el agravamiento del dolor en personas con problemas articulares.

 

Entonces, ¿por qué en otoño nos pueden doler más las articulaciones?

 

La sensación de mayores molestias en las articulaciones puede estar relacionada con el cambio de estación por varios motivos. De hecho, existen algunas teorías que intentan explicar esta conexión:

 

  • Las bajas temperaturas producen la contracción de los vasos sanguíneos. Como consecuencia se reduce el volumen de la sangre que llega a los tejidos y músculos. Esto es sinónimo de un aumento de la rigidez muscular y contracturas que pueden afectar a la movilidad articular.
  • El frío también tiene efectos sobre el líquido sinovial, una sustancia espesa que lubrica y facilita el movimiento articular. Las bajas temperaturas podrían aumentar la densidad de este líquido aumentando las fricciones entre tejidos y provocando dolor y molestias.
  • Otra teoría mira a los barorreceptores de las articulaciones (receptores de presión) sensibles a las variaciones de presión atmosférica que baja durante el otoño (debido a las lluvias y a la humedad) afectando las articulaciones con problemas y acentuando la sensación de dolor.

 

Sea cual sea el motivo que produce el aumento de la inflamación de articulaciones y el dolor en otoño, lo ideal es tomar ciertas medidas para evitar que esto ocurra o aliviar las molestias cuando aparecen.

Consejos para prevenir y aliviar el dolor de las articulaciones en otoño

Para prevenir la acentuación del dolor articular existen algunas pautas genéricas que no podemos olvidar, sobre todo en las estaciones de transición como el otoño y la primavera.

 

Estas medidas varían según el origen del dolor:

  • Si las causas son mecánicas (artrosis, osteoporosis, desgaste por otros factores, etc.) es recomendable el descanso.
  • Para dolor de articulaciones de origen inflamatorio es ideal realizar actividades de fortalecimiento con constancia y seguir una alimentación variada y sana que nos aporte nutrientes esenciales para la salud ósea y articular como el calcio, la vitamina D y los ácidos grasos. Tomar suplementos nutricionales como el colágeno hidrolizado nos aporta beneficios para las articulaciones y mucho más.

 

En todo caso, para aliviar los dolores articulares acentuados por el frío y la humedad puedes:

  1. Aplicar calor con una bolsa de agua caliente para mejorar la sensación de dolor.
  2. Abrigarte más, sobre todo en los puntos más sensibles, también puede ser una buena forma de prevenir o aliviar el dolor.
  3. Aprovechar los principios activos vegetales que te ayudan a prevenir y aliviar las molestias en las articulaciones. Boswellia, Harpagofito y Cúrcuma son algunos ejemplos de plantas medicinales con efecto antiinflamatorio y se utilizan en la formulación de productos para el dolor articular. Si tienes dudas o deseas conocer las opciones naturales que te ayudan a cuidar las articulaciones, ¡contáctanos!
  4. Mantener un peso ideal y evitar sobrecargas o esfuerzos es imperativo para reducir al máximo la intensificación del dolor.
  5. Hacer ejercicio moderado como el yoga, el pilates, ir en bici o hacer largos paseos te ayuda a mejorar la circulación y cuidar tus articulaciones.
  6. Evitar el tabaco y el alcohol, dormir suficiente y comer sano son pilares de un estilo de vida saludable que previene enfermedades y te ayuda a mantener una mejor calidad de vida.