91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Hargofito ¡Stop a la inflamación!

Publicado el 17/04/2019

harpagofito,harpagósidos,inflamación,dolor,analgésico,antiinflamatorio,artritis,artrosis,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales

Planta perteneciente a la familia de las pedaliáceas, el harpagofito (Harpagophytum procumbens) crece en África meridional, concretamente en el desierto del Kalahari, en Namibia, así como en Botswana, Sudáfrica, Angola, Zambia y Zimbabue. También.  Es conocido como “garra del diablo”, dado que su fruto está provisto de unos salientes con forma de garra o gancho, o “raíz de Windhoek”, nombre que debe a su procedencia geográfica, ya que así se llama la capital de Namibia.

harpagofito,harpagósidos,inflamación,dolor,analgésico,antiinflamatorio,artritis,artrosis,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales


Se trata de una planta perenne rastrera que, por lo general, se desarrolla en terrenos arenosos y arcillosos. Puede alcanzar en torno a 45 cm de longitud, con una robusta raíz primera central que crece hasta a dos metros de profundidad. Posee grandes hojas, de entre tres y cinco lóbulos, y sus flores tiene forma de trompeta y son de color rosa, con un centro amarillento. El fruto que crece desde ellas es leñoso y de él irradian numerosas espinas largas y punzantes.

Análgesico y antiinflamatorio

Historicamente, distintas tribus africanas como bantúes, hotentotes y bosquimanos han utilizado el harpagofito por su acción analgésica y antiinflamatoria, como remedio para fiebres y alergias, y par estimular las enzimas gástricas y la digestión.


A Europa llegó a inicios del pasado siglo, de la mano de los colonizadores, que lo empleaban para combatir la artritis. En el caso concreto de Alemania, los efectos beneficiosos del harpagofito se conocieron gracias al soldado y colono Gottreich Hubertus Mehnert, que en las revueltas de hontetotes y hereros, producidas entre 1904 y 1907, obtuvo conocimientos fitoterapeúticos acerca del harpagofito a través de un chamán indígena. Hacia la década de los 50, alcanza aún mayor notoriedad gracias al botánico teutón Otto Heinrinch Volk, en un momento en que también era utilizado para tratar problemas metabólicos. Su relevancia terapéutica fue aumentando, hasta el punto de que hacia el inicio de nuestro siglo se vio en peligro de extinción, lo que se subsanó promoviendo su cultivo controlado.


En la actualidad, el harpagofito está recogido en la Farmacopea Británica, que lo recomienda como diurético y sedante. La Comisión E alemana ha ratificado su uso para dispepsia, estimulación del apetito y trastornos degenerativos del sistema músculoesquelético. Por su parte, ESCOP (European Scientific Cooperative on Phytotherapy), publicó la monografía de la raíz de harpagofito en marzo de 1996, incluyendo las siguientes indicaciones terapéuticas: artrosis dolorosa, tendinitis, pérdidas de apetito y dispepsia. En España, la Real Farmacopea Española define la raíz de harpagofito como las raíces secundarias, tuberosas cortadas y desecadas de Harpagophytum procumbens DC.

Principios activos

Los principales constituyentes químicos del harpagofito son glucósidos iridoides, fundamentalmente harpagósido, harpágido y procúmbido; azúcares, sobre todo un tetrasacárido, la estaquiosa; triterpenoides, como los ácidos oleanólico y ursóalico; fitoesteroles, especialmente beta-sitosterol; ácidos aromáticos, como los ácidos cafeico, cinámico y clorogénico; y flavonoides, como luteolina y kaempferol. De todos ellos, son harpagósido, harpágido y procúmbido los principios activos terapéuticamente más relevantes; a ellos hay que atribuir su sabor fuertemente amargo.

harpagofito,harpagósidos,inflamación,dolor,analgésico,antiinflamatorio,artritis,artrosis,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales


En lo que se refiere a la actividad farmacológica del harpagofito, si por algo destaca esta planta es por su acción antiinflamatoria y, junto a ella, la analgésica y antirreumática.


También se ha observado acción antioxidante y catadora de radicales libres en extractos de harpagofito, lo que, según parece, hay que atribuir a sus compuestos fenólicos.

Eficacia puesta a prueba

En torno a las propiedades del harpagofito se han realizado un gran número de estudios clínicos, con el fin tanto de verificadas como de poner de relieve cuáles son los principios activos de la planta relaciones con ellas.


Centrándonos en aquellos que subrayan las propiedades más destacables de la planta, antiinflamatoria y analgésica, comenzaremos citando el que se desarrollo en 2004 en la Universidad sudafricana de KwaZulu, que desveló su efectividad a ambos niveles en un grupo de roedores. Una década más tarde, en un estudio desarrollado en el Instituto de Investigación Alimentaria de Corea, resultó efectivo a nivel analgésico al ser administrado a ratas con dolor post-operatorio y neuropático.

harpagofito,harpagósidos,inflamación,dolor,analgésico,antiinflamatorio,artritis,artrosis,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales


En 2007, investigadores de la Universidad Queen Margaret de Edinburgo, Escocia, realizaron un estudio de ocho semanas de duración, en el que tomaron parte 259 personas. En sus conclusiones indicaron que el harpagofito es una opción seria y digna de consideración para el tratamiento de pacientes con trastornos reumáticos degenerativos de leves a moderados.


Su actividad antioxidante fue puesta a prueba en 2013 por investigadores de la Universidad Federal de Santa María, Brasil. Su estudio demostró que el harpagofito es eficaz para prevenir el estrés oxidativo, lo que estaría estrechamente ligado a su acción antiinflamatoria.


Hay que señalar también que la efectividad del harpagofito se ha confrontado con la de otros tratamientos. En 2000, investigadores franceses testaron su eficacia en 122 pacientes con osteoartritis de rodilla y cadera, frente a otros tratamientos con diacereína, un fármaco que forma parte del grupo de medicamentos conocidos como “fármacos sintomáticos de acción lenta para la artrosis”. Los pacientes experimentaron una mejoría significativa en la sintomatología, pero son una mayor tolerancia y menor necesidad de uno de analgésicos y antiinflamatorios no esteroides, tras la administración de harpagofito durante cuatro meses.


Vía: Revista VTN (nº5 - 2019)

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Sólo usuarios registrados pueden enviar comentarios