Contáctenos

Antiinflamatorios naturales: las plantas te ayudan

Publicado el 28/10/2017

antiinflamatorios,dolor,analgésicos,herbolario,remedios naturales,harpagofito,herbolario online, herbolario,cosmética natural,tratamientos naturales

La inflamación es una respuesta natural de nuestro cuerpo. Cuando un elemento externo, como una bacteria o un virus, entre en él este reacciona atascándolo con una inflamación. No es más que una señal de que algo no está funcionando bien.

Unos de los principales síntomas de la inflamación es el dolor. El dolor leve o moderado es la principal causa de automedicación en los países desarrollados. Según los datos publicados por la Sociedad Española de Neurología, el 11% de la población padece dolor crónico, y al menos en el 40% de los casos el tratamiento convencional no alivia completamente sus síntomas. Los medicamentos convencionales utilizados para tratar el dolor y la inflamación, antiinflamatorios no esteroides (AINEs) principalmente, en muchas ocasiones producen indeseables efectos secundarios, principalmente a nivel digestivo, renal, hepático, etc. Por eso, cada vez son más las personas que buscan tratamientos complementarios o alternativos más naturales y seguros.

En los últimos los se han publicado diferentes estudios que avanzan en la acción antiinflamatoria y analgésica de determinadas plantas. Así, a algunas ya conocidas como el harpagofito, el sauce y la lunaria, se suman otras como la boswelia, el escaramujo, la salvia o la oliva. Además, en estas investigaciones, se ha visto que dichas plantas también pueden ser beneficiosas en otra serie de enfermedades, tan dispares como la diabetes, la ateroesclerosis, el asma, la enfermedad inflamatoria intestinal o el Alzheimer entre otras, pero tienen en común un estado inflamatorio crónico.

Estos “antiinflamatorios naturales”, pueden permitir al paciente disminuir la dosis de los medicamentos antiinflamatorios y, al mismo tiempo, del protector gástrico que suele prescribirse en estos tratamientos y que tampoco está exento de efectos secundarios.

Harpagofito

El harpagofito es una planta originaria de África del Sur que ha sido usada, desde muy antiguo, en el tratamiento de distintas dolencias. Su raíz es utilizada por sus propiedades antiinflamatorias y antirreumáticas.

Escaramujo

El escaramujo es el fruto del rosal silvestre. Los ensayos clínicos indican que el escaramujo disminuye el dolor, el uso de analgésicos y antiinflamatorios en pacientes con osteoartritis de diferentes localizaciones (cadera, rodilla, mano), así como el dolor lumbar inespecífico.

Boswelia

La boswelia es un árbol nativo de la India que se ha utilizado tradicionalmente en la medicina popular para el tratamiento de diversas enfermedades inflamatorias como la enfermedad inflamatoria intestinal, la artritis reumatoide, la osteoartritis y el asma.

Salvia

El los últimos años las hojas de salvia han adquirido gran importancia por su acción antiinflamatoria, actividad relacionada principalmente con su contenido en compuestos triterpénicos y pentacíclicos, entre otros.

Oliva

La oliva, o aceituna, es el fruto del olivo. Es un alimento que, a lo largo de los años, se ha convertido en uno de los componentes básicos de la dieta mediterránea debido, no sólo a su riqueza nutricional, sino también, a sus propiedades beneficiosas para el organismo.

En los últimos años, las investigaciones se han centrado en una serie de biomoléculas minoritarias de las aceitunas, denominadas biofenoles, que presentan propiedades saludables por su actividad antiinflamatoria, antioxidante, cardio y neuroprotectora, antitumoral y antiviral, entre otras.

Fuente: Revista Qualitas Vitae (nº23)

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Sólo usuarios registrados pueden enviar comentarios