91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Menopausia y fitoterapia

Publicado el 27/10/2016

menopausia,fitoterapia,plantas medicinales,sofocos,isoflavonas,hormonas,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales


La menopausia (del griego mens, que significa mensualmente, y pausi, cese) es una etapa en el ciclo vital de la mujer caracterizado por el cese de la menstruación y que inicia una etapa de la vida que se conoce como climaterio. El climaterio femenino representa la transición entre el periodo fértil y la vejez y comprende el espacio de tiempo variable durante el cual se produce una pérdida gradual y progresiva de la función ovárica y reproductiva, así como diferentes cambios endocrinos, somáticos y psicológicos. Esta etapa de la vida se suele producir entre los 48 y 54 años y por ella pasan el 90% de las mujeres.

 

Algunos de los trastornos más frecuentes que se producen durante la menopausia son: alteraciones del sueño, cefaleas, irritabilidad, nerviosismo y ansiedad, depresión, palpitaciones, sofocos y sudoración, sequedad de la piel y mucosas, sobre todo vaginal, aumento de peso o incremento de la tensión arterial.

 

El alivio y la prevención de estas dolencias se puede lograr mediante la adopción de determinadas actitudes y la adquisición de hábitos saludables, así como el consumo de suplementos de isoflavonas y de algunas plantas medicinales.

 

Suplementos de isoflavonas

Habitualmente, la medicina convencional utiliza la THS (terapia hormonal sustitutiva) para suplir la carencia de estrógenos que se produce con la menopausia y tratar así los problemas derivados de esta falta hormonal. Debido a sus posibles riesgos y efectos secundarios, hay mujeres que no quieren utilizar productos a base de hormonas y encuentran en las isoflavonas una alternativa eficaz a dicha terapia.

 

Determinados vegetales de la familia de las leguminosas, sobre todo la soja y, en menor cantidad, el trébol rojo, la alfalfa y los garbanzos, contienen isoflavonas, compuestos que guardan semejanza estructural y funcional con los estrógenos naturales. Esta similitud les hace capaces de reproducir el efecto estrogénico que desaparece cuando la mujer llega a la menopausia.

 

Algunos de los efectos que las isoflavonas ejercen sobre la salud del organismo son los siguientes:

 

  1. Mejoran los síntomas climatéricos, especialmente los sofocos y sudoración, modificando la frecuencia y severidad de los mismos.
  2. Mejoran el estado de la masa ósea. Con la menopausia desaparece el efecto protector de los estrógenos sobre el hueso y se altera el equilibrio entre la formación y destrucción del mismo, predominando este último proceso. Las isoflavonas favorecen la formación de hueso e impiden su destrucción.
  3. Protección cardiovascular. Este efecto se debe a varios mecanismos: disminución del colesterol, acción sobre la pared vascular, inhibición de la agregación de las plaquetas y efectos antioxidantes.
  4. Por su acción antioxidante, protegen a las células del daño causado por los radicales libres.

 

Fitoterapia durante la menopausia

La Fitoterapia puede aportar ayudas para aliviar las molestias propias de esta etapa mediante la utilización de algunas plantas medicinales.

 

  • La salvia, cuyo nombre proviene del latín “salvare” ya que se creía que podía salvar de casi todas las enfermedades, se utiliza para aliviar los sofocos y la sudoración así como otros trastornos relacionados con la menopausia. También se usa en los trastornos relacionados con la menstruación. Es tonificante del sistema nervioso, digestiva y tiene una importante acción antisudorífica.
  • Para ayudar a mantener el peso se pueden utilizar plantas ricas en fibra con efecto saciante, como el glucomanano o la goma guar. El té verde aumenta la combustión de las grasas, ayuda a bajar los niveles de colesterol y tiene importantes propiedades antioxidantes por su alto contenido en compuestos polifenólicos.
  • Las algas, como el fucus y la laminaria, son ricas en sales minerales, vitaminas e hidratos de carbono, principalmente fucoidina y ácido algínico. Además de ser nutritivas y remineralizantes, gracias a sus propiedades saciantes, ayudan a disminuir el apetito. Tienen efecto laxante suave y, por su contenido en yodo, estimulan el metabolismo, por lo que se suelen utilizar como complemento para dietas de control de peso. No se aconseja el uso de las algas en caso de enfermedades del tiroides, tensión alta o en personas nerviosas o con alteraciones del sueño.
  • La alcachofa favorece la digestión de las grasas y ayuda a mantener los niveles normales de colesterol. Mejora el funcionamiento del hígado y la vesícula biliar. Además, tiene un ligero efecto diurético por lo que ayuda a eliminar líquidos.
  • La valeriana, la tila, la pasiflora o el espino blanco son plantas muy conocidas por sus propiedades ansiolíticas, sedantes y relajantes del sistema nervioso, por lo que ayudan a calmar el nerviosismo, la irritabilidad y facilitan el sueño. El espino blanco, además, ayuda a reducir las palpitaciones, a normalizar la tensión arterial cuando está elevada y ejerce un efecto cardioprotector.
  • El aceite de onagra y de borraja mantienen la elasticidad de la piel. Otros suplementos beneficiosos para la piel son la levadura de cerveza, el germen de trigo o la lecitina de soja. La cola de caballo y la alfalfa contienen vitaminas y minerales que revitalizan el cabello y las uñas. La zanahoria, por su contenido en beta-caroteno, es muy beneficiosa para mantener en buen estado la piel y las mucosas.
  • El hipérico o hierba de San Juan es una planta conocida por sus propiedades antisépticas y vulnerarias (favorece la curación de heridas), por lo que se ha utilizado en el tratamiento de heridas y quemaduras. En los últimos años, se ha comprobado que el hipérico puede mejorar los casos de depresión leve o moderada. Se cree que este efecto puede ser debido a su contenido en hipericinas e hiperforinas.
  • Una mezcla de plantas como azahar, melisa, sauce, tila y manzanilla, por sus propiedades analgésicas, espasmolíticas y sedantes, puede prevenir y aliviar las jaquecas.
  • El sauce contiene derivados salicílicos, semejantes a la “aspirina”, con propiedades analgésicas, antiinflamatorias y antitérmicas. 
  • El azahar, la tila y la melisa son sedantes y espasmolíticas. Por su contenido en manzanilla y melisa, esta mezcla de plantas ejerce efectos beneficiosos sobre la digestión.

 

Vía: sorianatural.es

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Sólo usuarios registrados pueden enviar comentarios