91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

Glucosamina y condrotina: Cuida tus articulaciones

Publicado el 28/12/2014

glucosamina,condroitina,artritis,artrosis,articulaciones,inflamación,colágeno,dolor,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales


La glucosamina con condroitina es una exitosa combinación de nutrientes que ha demostrado una elevada efectividad para cuidar, de un modo natural, la salud de las articulaciones. Es un complemento que ayuda a aliviar el dolor y reducir la inflamación al mismo tiempo que contribuye a mantener y regenerar las articulaciones. Esto hace de este suplemento un aliado excepcional para mejorar la salud y, sobre todo, la calidad de vida de aquellas personas afectadas de artritis o artrosis.

 

Su origen

La glucosamina y condroitina son componentes del cartílago y del líquido sinovial de las articulaciones que disminuyen con la edad. Tomadas en forma de complemento han demostrado que ayudan a aliviar el dolor de la artritis y mejoran los casos de artrosis. Las principales fuentes de glucosamina y condrotina son los cartílagos de los animales mamíferos y algunos productos marinos, sobre todo el cartílago de algunas especies de peces y la cubierta de ciertos crustáceos.

 

Con vitaminas

Combinar glucosamina y condrotina con productos como el selenio o vitaminas C y D, por ejemplo, supone una ayuda extra. La vitamina C, además de ser un poderoso antioxidante, es imprescidible para que se forme colágeno en el organismo, la proteina que ayuda a dar estructura y construir el cartílago. La vitamina D, por su parte, es esencial para fijar el calcio en los huesos y ayuda a reforzar las articulaciones. El selenio es un mineral con propiedades antioxidantes. Todos estos productos unidos, combaten el daño oxidativo que se produce durante los procesos inflamatorios.

 

Adiós al dolor

Lo primero que nota una persona que sufre de artritis o artrosis cuanto toma glucosamina con condrotina es que las articulaciones se empiezan a desinflamar, mejoran su movilidad y el dolor disminuye, gracias a las propiedades antiinflamatorias de estas sustancias. Esto proporciona un gran alivio y mejora la calidad de vida de estas personas. Pero este complemento nutricional va más allá, ya que actúa regenerando la propia articulación. La glucosamina forma parte del cartílago y por tanto ayuda a reconstruirlo, mientras que la condroitina actúa estimulando la producción de proteoglicanos y ácido hialurónico, dos elementos estructurales del cartílago, lo que le confiere mayor densidad y resistencia. Además, la condroitina alarga la vida del cartílago al cuidar la salud de las células que lo forman y evitar que ciertas enzimas y células lo destruyan.

 

Mejor en forma de sulfato

Hay distintos tipos de glucosamina y de condroitina, y no todos ejercen la misma acción sobre nuestro cuerpo, de modo que para asegurarte el mejor resultado elige los comercializados como sulfatos, ya que ésta es la forma química que más se ha estudiado y que ha demostrado ser más efectiva para mejorar la salud articular.

 

Sin efectos adversos

No produce efectos negativos, de hecho se ha demostrado que no afecta a los sistemas digestivo, renal, hepático ni cardiovascular, como sí lo hacen la mayoría de los antiinflamatorios no esteroideos que se suelen emplear para tratar los problemas articulares.

 

Resultados

Normalmente, sus efectos se notan a las 3 semanas de tratamiento. Cuando se dejan de tomar, la mejoría lograda puede permanecer hasta 3 meses. Gracias a esta acción, se puede tomar de modo continuado, o bien hacer tandas preventivas o reiniciar el tratamiento cuando aparecen de nuevo las molestias.


Fuente: Revista Dietética y Salud (nº 175)