91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

Cuidados naturales para la próstata

Publicado el 13/07/2014

próstata,hbp,hiperplasia benigna de próstata,prostatitis,sabal,calabaza,eplobio,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales


La próstata es una glándula que forma parte del aparato sexual masculino. Tiene el tamaño y la forma de una castaña aproximadamente, y se sitúa debajo de la vejiga, formando un anillo alrededor de la uretra (conducto por el que se evacua la orina). Su función consiste en aportar líquido seminal a la eyaculación, produciendo un fluido imprenscindible para el transporte y buen estado de los espermatozoides.

 

Qué pasa antes de los 50.

No todos los problemas de próstata empiezan a los 50. De hecho, uno de cada cuatro hombres menores de 40 años sufre molestias que no son debidas a un agrandamiento de esta glándula, sino a una prostatitis con síntomas como dolor de entrepierna, molestias al orinar y cambios en la intensidad del flujo de la orina. Las prostatitis pueden darse por infección de la próstata y precisar de tratamiento antiobiótico para su resolución, pero también se observan sin una causa infecciosa. En este caso, son más problemáticas, porque las molestias se mantienen de forma más o menos permanente y los tratamientos con fármacos no suelen ser definitivos (prostatitis crónica no infecciosa).

 

La prostatitis crónica también puede aparecer en el hombre mayor de 60 años como consecuencia del agrandamiento de la próstata.

 

Qué ocurre a partir de los 50.

Los problemas derivados del aumento de tamaño de la próstata es la primera razón por la cual los hombres acuden al urólogo a partir de los 50. En términos médicos se conoce como hiperplasia benigna de próstata (HBP) y los síntomas que produce se suelen denominar prostatismo o síndrome prostático.

 

El crecimiento de la próstata no es un cáncer y no aumenta el riesgo de padecer cáncer de próstata. Es más, los expertos han observado que el cáncer de próstata se da con igual frecuencia en hombres con o sin HBP, aunque se suele detectar antes en aquellos con diagnósticos de HBP al seguir más controles rutinarios.

 

Este crecimiento desordenado de los tejidos de la glándula puede ocasionar el "estrangulamiento" de la uretra y provocar molestias urinarias que se hacen más habituales con la edad. Entre las causas que pueden favorecer la aparición de HBP encontramos:

 

  • Algunos fármacos: Es importante no automedicarse y exponer cualquier molestia al médico si se están tomando medicamentos diuréticos o determinados tratamientos cardíacos, antidepresivos, antihistamínicos o descongestionantes respiratorios, ya que pueden afectar a la próstata.
  • Causas médicas: Una infección previa (prostatitis aguda) o infecciones desconocidas, alteraciones anatómicas (distensión de la musculatura del bajo vientre, alteraciones del control nervioso de las vias urinarias).
  • Algunas actividades deportivas: Montar a caballo, ciclismo, motos o pasar muchas horas al volante comprimen la próstata.
  • Contener la micción largo tiempo fuerza la vejiga y presiona la próstata.

 

Reglas de oro la cuidar la próstata.

Los hábitos dietéticos y el estilo de vida pueden ser determinantes para prevenir los problemas de próstata.

 

1.- Come legumbres, verduras frescas, frutas y hortalizas, ya que proporcionan abundantes antioxidantes como las vitaminas E, C y D, el selenio y el zinc, con propiedades antiinflamatorias y reparadoras de los tejidos prostáticos. En tu despensa no deben faltar: granada, calabaza, levadura roja de arroz, tomate, col, nabo, escarola, pescado azul, frutos secos, germen de trigo, sésamo, levadura de cerveza y soja.

 

2.- Nutrientes a tu favor:

 

  • Zinc: regula las hormonas masculinas.
  • Selenio: esencial en la prevención del cáncer de próstata.
  • Licopeno: hay evidencias científicas de que favorece la reducción del crecimiento de la próstata y previene el cáncer.
  • Vitaminas A, D y E: bloquean la oxidación de los tejidos y sus efectos nocivos.
  • Isoflavonas de soja: en una revisión publicada en la revista Molecules Nutrition and Food Research en 2009, un estudio con 12.000 participantes demostró una disminución del 70% del riesgo de padecer cáncer de próstata en hombres que bebían al menos una bebida de soja al día.

 

3.- Evita las grasas animales porque aportan abundantes grasas saturadas que promueven la inflamación. Por contra, te beneficiará incorporar a tu dieta grasas del tipo omega 3 de origen vegetal: semillas de lino, de chía, etc. (para la construcción de tejidos); y aceites omega 3 de origen animal: pescado azul, suplementos a base de aceite de pescado que aportan DHA y EPA (para modular los procesos inflamatorios).

 

4.- Cuida tu peso. La obesidad, especialmente la abdominal, aumenta el riesgo de padecer problemas de próstata.

 

5.- Olvida las bebidas excitantes, el alcohol y los picantes, ya que ejercen un efecto irritante sobre las vías urinarias.

 

6.- El tabaco favorece el desarrollo de HBP y de cáncer de próstata.

 

7.- Evita sobrecargar la vejiga. Distribuye el consumo de líquidos durante el día y acude regularmente al baño. No bebas mucho líquido antes de acostarte y orina antes de hacerlo.

 

8.- ¡Aleja el estrés! La tensión, la ansiedad y los estados de nerviosismo afectan negativamente el funcionamiento de las vías urinarias y repercuten en la próstata.

 

9.- Haz ejercicio de forma regular, especialmente para fortalecer la pelvis.

 

Plantas que pueden ayudar a la próstata.

  • Sabal serrulata: Rica en ácidos grasos y fitoesteroles, tiene capacidad para bloquear los procesos inflamatorios y oxidativos que provocan el crecimiento irregular de la próstata. También tiene un efecto descongestinante sobre la vejiga y la uretra.
  • Calabaza: Sus semillas contienen abundante ácido linoleico, ácido oleico y vitaminas de tipo E y A, además de hierro, zinc, magnesio y selenio. Tiene una acción muy parecida al sabal sobre la próstata.
  • Epilobio: Sus principios activos están en la flor y se le atribuye una capacidad antiinflamatoria sobre la próstata.
  • Ortiga: La raíz de ortiga se usa para tratar problemas urinarios y prostáticos. Aporta una mezcla de lignanos, fenoles, esteroles y lecitinas.
  • Cola de caballo: Sus principios activos son flavonoides, fitoesteroles y ácidos fenólicos, además de sales de sílice. Muy usada en procesos inflamatorios e infecciosos del tracto urinario.
  • Abedul: Se utilizan sus hojas secas que contienen flavonoides, derivados triterpénicos y sales potásicas para el lavado de las vías urinarias.

 

Prevención natural a los problemas de próstata.

A la hora de prevenir las dolencias de la próstata no cabe duda que las medidas dietéticas y los hábitos saludables son básicos. La prevención con medicamentos, en cambio, podría resultar contraproducente y sólo se recurre a ellos cuando aparecen los síntomas: "Algunos de los medicamentos destinados al tratamiento de la HBP (como los inhibidores de la 5-alfa-reductasa) podrían ser utilizados como posibles preventivos en la medida en que disminuyen los niveles de hormonas masculinas que actúan sobre la próstata y podrían retrasar la aparición de la HBP. Sin embargo, los efectos secundarios que pueden originar no justifican su uso", nos explica Jesús Mallo, farmacéutico experto en fitoterapia. Este especialista también nos comenta que plantas como el sabal, el epilobio, el ciruelo africano, las semillas de calabaza o la ortiga pueden ser un buen preventivo, ya que presentan mecanismos similares a los medicamentos sin comportar sus riesgos.

 

Como tratar los problemas de próstata.

Jesús Mallo nos explica que "existen fármacos como los alfabloqueantes que consiguen aliviar los síntomas, pero no previenen el crecimiento de la próstata. Los inhibidores de la 5-alfa-reductasa, por su parte, disminuyen el tamaño de las próstata hasta en un 30%, pero son menos eficaces reduciendo los síntomas, e influyen negativamente sobre la función sexual". El experto también nos comenta que los médicos contemplan como tratamiento, junto a los medicamentos los productos elaborados con las plantas que hemos mencionado anteriormente, el sabal, la ortiga, la calabaza o el epilobio, aunque también nos advierte que "ni los medicamentos, ni las plantas resuelven definitivamente el problema, y si la HBP progresa, en algunos casos será necesario recurrir a la cirugía".


Fuente: Revista Dietética y Salud nº 174