91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

La alergia y sus síntomas: los estornudos y la picazón

Publicado el 08/06/2014

 

alergia,estornudos,polen,fiebre del heno,alérgenos,ácaros,animales,sistema inmunitario,polvo,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales


Una alergia es una reacción exagerada del sistema inmunitario a una sustacia extraña.

 

El sistema inmunitario protege al cuerpo contra intrusos, tales como bacterias, hongos y virus, aunque en una alergia, éste responde no salmente a los invasores nocivos, ya que considera también, errónamente, como peligrosas y amenzantes a las sustancias inofensivas. Entonces, el sistema inmunitario hace todo lo posible para combatir estas sustancias.

 

Esto puede manifestarse en síntomas tales como congestión nasal, estornudos, ojos rojos y ojos llorosos.

 

Si bien la alergia puede aparecer a cualquier edad, mayoritariamente sus primeros síntomas se suelen manifestar entre los 15 y 25 años.

 

Las causas de la alergía y las reacciones alérgicas.

Una reacción alérgica puede estar provocada por miles de sustancias conocidas, a las que se les denomina sustancias alérgenas. Los alérgenos más comunes son:

 

  • Caspa y pelo de mascotas.
  • Hongos.
  • Algunas flores.
  • Polvo doméstico, acáros.
  • Polen de árboles, plantas y hierbas.
  • Insectos.
  • Productos químicos, productos de limpieza.
  • Fármacos, tales como antiobióticos.
  • Productos lácteos.
  • Alimentos (frutas, cacahuetes, nueces, proteínas vegetales...).

 

Los síntomas.

A menudo, la causa de una alergia es difñicil de determinar, especialmente si la reacción alérgica no se produce inmediatamente, sino pasadas 24 o 48 horas. Para determinar su origen puede ser de ayuda llevar un diario durante un periodo de tiempo, anotando todo lo que se come, lo que se hace, los diferentes contactos con posibles alérgenos, cómo es la respiración, y cómo y cuándo reacciona el cuerpo. POr ejemplo, ¿siempre se tienen problemas después de comer ciertos alimentos? Si es así, ¿cuánto tiempo después de comer se producen los síntomas? ¿Existe un patrón determinado para designar el tiempo de reacción? Conociendo estos datos y después de muchas verificaciones de puede llegar a concretar cualquier sustancia a la que se es alérgico.

 

La prevención.

Un error común en el tratamiento de la alergia es esperar a que los síntomas desaparezcan.

 

Si se conoce si una personas es propensa a la fiebre del heno, alérgica al polvo doméstico, a los ácaros del polvo o a los animales domésticos, entonces se debe dedicar tiempo a tomar las medidas preventivas necesarias antes de que los alérgeno ataquen. Porque una vez iniciada, una reacción alérgica es más difícil de controlar que cuando el cuerpo está preparado.

 

En cuanto a los tipo de alergias más frecuentes, éstos son la fiebre del heno, la alergia a los ácaros y la alergia a las mascotas.

 

¿Qué es la fiebre del heno?

La fiebre del heno es una reacción alérgica al polen generado por las gramíneas, las flores, los arbustos y los árboles, que invade el aire en primavera, con la explosión de la anturales y sus floraciones. En mecanismo de defensa de nuestro organismo, cuando es agredido por el polen, provoca la liberación de histamina, que nos permite toser, estornudar y llorar. El polen pentra en la mucosa de la nariz y ojos, provocando los síntomas típicos de la fiebre del heno, muy similares a los de los resfriados:

 

  • Picor y secreción nasal.
  • Obstrucción nasal.
  • Estornudos, sobre todo por la mañana.
  • Picor y escozor ocular.
  • Ojos llorosos, hinchados y rojos.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor de cabeza.
  • Fatiga.

 

¿Qué es la alergia a los ácaros del polvo?

Las personas con alergia a los ácaros del polvo son alérgicas a los excrementos de los ácaros del polvo: éstos, en tan sólo dos meses, pueden producir hasta 200 veces su propio peso en estiércol.

 

Los ácaros del polvo se alimentan de la piel muerta que se acumula en el polvo y crecen muy bien en un ambiente cálido y húmedo, y donde existen muchas capas: en colchones, almohadas y alfombras... aunque la cama, especialmente, es su lugar favorito. Los ácaros del polvo existen durante todo el año, pero su número aumenta especialmente en otoño (la temporada más húmeda).

 

Como evitar la alergia a los ácaros:

  • Evitar la formación de polvo: evitar peluches, alfombras, cortinas y persianas horizontales.
  • Utilizar fundas especiales de colchón y de almohada que los ácaros no pueden atravesar.
  • Usar ropa de cama sintética, y lavarla cada semana, por lo menos a 60ºC.
  • Aspirar colchones, almohadas y edredones, y poner la ropa al sol y al aire.
  • Ventilar las habitaciones todos los días para evitar la humedad.
  • Cambiar/vaciar con frecuencia la bolsa de recogida del polvo o elegir un filtro especial para los aspiradores.

 

¿Qué es una alergia al animal doméstico?

La caspa, el pelo o las plumas de animales pueden causar una reacción alérgica, así como su saliva y heces. Los perros, los caballos, los conejillos de indias y conejos son algunas de las mascotas alérgenas representativas, pero sin duda, el gato es la máscota alérgena por excelencia. Las reacciones alérgicas más frecuentes a las aves se dan con las palomas, los canarios y los loros.