91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

Seis consejos para calmar y aliviar la piel seca durante los meses fríos

Publicado el 11/01/2014

 

El clima frío, los niveles de humedad bajos y el viento son factores que realmente pueden resecar y dañar su piel, especialmente cuando se utiliza calefacción en los hogares o lugares de trabajo.

 

¿Cómo se puede aliviar la sequedad y ayudar a mantener la piel húmeda y sana durante los meses más fríos del año?

 

1- ¡Hidratar más!

Se debería utilizar una crema hidratante, en base de aceite. El aceite crea una capa protectora sobre la piel que hace que se retenga más humedad que una crema a base de agua o loción. Al elegir una crema hidratante, lo mejor es optar por productos naturales o nutrir la piel con aceites puros, como almendras, aguacate, coco, jojoba... Se recomienda leer siempre la etiqueta de ingredientes ya que algunos conservantes pueden causar problemas en muchas personas.

 

2- Protega su piel cuando salga.

Es importante proteger su piel, incluso en un día nublado o con nieve. La nieve es un reflector. Use protector solar natural y bálsamo para labios ya que se pueden secar fácilmente, causando labios agrietados. Se recomienda llevar una bufanda o guantes para ayudar a prevenir labios y manos agrietadas.

 

3- Evite las duchas o baños muy calientes.

El agua caliente remueve los aceites naturales de la piel más rápidamente que el agua fría. Es por esto que las duchas deben limitarse a cinco minutos, utilizando agua tibia en lugar de caliente. Un baño tibio con avena ayuda a aliviar las molestias de la piel seca.

 

Después del lavado, es imprescindible la hidratación de la piel con algún aceite.

 

4- Beba más agua o infusiones para prevenir la deshidratación.

La piel es, a menudo, el reflejo externo de nuestro interior. Para mantener el cuerpo hidratado el agua es el elemento fundamental. Sin embargo, el alcohol, cafeína y otras bebidas deben evitarse. Tomar té de hierbas y consumir alimentos ricos en agua como frutas, verduras, caldos y sopas pueden ayudarnos mucho.

 

5- Consuma alimentos ricos en omega 3 y vitamina D.

Los ácidos grasos esenciales (omega 3 y omega 6) son los más importantes. Estas grasas saludables ayudan a retener los aceites naturales en sus células y mantener la piel bien hidratada.

 

El omega 3 se encuentra en el pescado de agua fría, así como en los aceites vegetales poliinsaturados, como el aceite de lino. Por tanto, además de los aceites de pescado, se recomienda complementar la dieta con buenos aceites vegetales de chía o cañamo.

 

Las personas con niveles más bajos de vitamina D tienen mejor humedad media en la piel. La piel se compone de una capa especial diseñada para convertir, a través de la radiación ultravioleta B del sol en vitamina D, la falta de sol en invierno puede tener un impacto sustancial en la sequedad de la piel. Pocos alimentos contienen cantidades significativas de vitamina D de forma natural. Las mejores fuentes son el salmón y la caballa.

 

6- No sobrecalentar su hogar ni su oficina.

No se debe mantener una temperatura elevada mediante calefactores. El uso de un humificador es una buena opción, especialmente en el dormitorio, para mantener la piel hidratada durante el sueño.

 

Un alido especial: El ácido hialurónico.

El ácido hialurónico puede aumentar la hidratación de nuestra piel. Ejerce de lubricante entre la matriz de colágeno y la piel ya que es un componente de la estructura de ésta y disminuye con la edad.

 

Por ello, los complementos de ácido hialurónico pueden asegurarnos niveles adecuados en la piel, favoreciendo las funciones y el aspecto de ésta.