91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

Las propiedades de la L-Carnitina

Publicado el 08/12/2013

 

La L-Carnitina es un aminoácido cuyo principal cometido consiste en metabolizar las grasas en el organismo. Aunque no es esencial en el sentido que nuestro cuerpo lo sintetiza en el hígado, se necesita para ello la presencia de vitamina C, vitamina B6, tiamina y L-Lisina, por lo que a veces es interesante su suplementación.

 

Se almacena en nuestro organismo en los músculos e hígado y se excreta por los riñones. No es tóxica ni tan siquiera a altos niveles. Su papel como "quemador" de grasas (quema grasas) hace que su presencia sea importante para los sistemas locomotor, cardiovascular y para la función cerebral.

 

Sistema locomotor.

La construcción del tejido muscular se lleva a cabo a partir de la energía que se produce al quemar las grasas del torrente sanguíneo. Mayores niveles de L-Carnitina proporcionan un mejora metabolismo de las grasas, que se traduce en mayor energía disponible para la construcción de masa muscular. Entre los deportistas es de vital importancia, pues previene la fatiga muscular a la vez que ayuda a definir más musculatura a expensas del tejido adiposo. Para conseguir musculos bien definidos es necesario disponer de un índice de grasa reducido y  para ello, además de practicar ejercicio podemos ayudarnos de productos quemagrasas potentes y otros alimentos quemagrasas naturales como puede ser el omega 3 del pescado, las manzanas...

 

Está presente también en el metabolismo de carbohidratos y proteínas.

 

Sistema cardiovascular.

Recientes investigaciones corroboran la influencia positiva de la L-Carnitina sobre el músculo del corazón (motor de este sistema).

 

  • Mejora la energía metabólica de las células del mismo (haciendo llegar los triglicéridos del torrente sanguíneo hasta la mitocondria celular donde se transforma en energía).
  • Regula el ritmo cardiaco (evitando arritmias) a la vez que incrementa la fuerza de contracción.
  • Incrementa el volumen de O2 en ciclistas y corredores, lo que supone un mayor rendimiento.
 

En personas con una actividad física fuerte, bien por su trabajo o por que realizan algún deporte, el tener el músculo cardíaco fuerte se traduce en una mayor resistencia (fondo) a la vez que acorta los tiempos de recuperación.

 

Sistema cerebral.

Nuestro cuerpo está compuesto en su mayoría de ácidos grasos. La L-Carnitina, al ocuparse del transporte de los mismos resulta indispensable para un buen funcionamiento de nuestro cerebro, haciendo llegar los ácidos grasos al interior de la célula y eliminando ciertas grasas de cadena corta que se producen en el interior de la misma debido al metabolismo celular.

 

Por todo lo expuesto, niveles bajos de L-Carnitina pueden traducirse en sensación de fatiga, decaimiento, falta de concentración, calambres, etc. Los regimenes vegetarianos estrictos pueden ocasionar carencias de L-Carnitina, por lo que su suplementación resulta muy necesaria.