91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

La raíz de Rhodiola frente al estrés

Publicado el 15/11/2013


La raíz de rhodiola, constituida por las partes subterráneas de Rhodiola Rosea L., es uno de los principales adaptógenos utilizados en Europa. A pesar de que tradicionalmente se han utilizado otras especies del género, la importancia de rhodiola rosea radica en la presencia de las rosavinas, ya que son compuestos específicos de esta especie.


Su actividad adaptógena ha sido ampliamente estudiada, y se refiere a un efecto protector frente a estados de estrés, tanto a nivel físico como psíquico, incrementando la resistencia a la fatiga. Uno de los principales mecanismos de acción implicados es el control sobre determinados mediadores del estrés, como las proteínas de estrés. Los estudios clínicos avalan su eficacia sobre la mejora de la función cognitiva así como sobre la condición mental en situaciones de fatiga, tanto en administración única como en tratamientos de varias semanas.


Además, la raíz de rodiola tiene un efecto antifatiga y mejora el rendimiento físico y la recuperación. Los preparados de rodiola han demostrado ser un tratamiento seguro y bien tolerado a las dosis recomendadas. En cuanto a la actividad famacológica de la rodiola, se han descrito numerosas acciones de los preparados de su raíz, destacando las que corresponden a los siguientes efectos: adaptógeno, protector celular, antidepresivo, ansiolítico, antioxidante, antiinflamatorio e inmunomodulador.


Las actividades protectora celular, antioxidante e inmunomoduladora contribuyen al efecto adaptógeno, ayudando al organismo a enfrentarse a situaciones de estrés.


Rhodiola Complex es uno de los productos más solicitados para hacer frente a las situaciones de estrés, ya que contiene una innovadora y única combinación de los extractos de las tres principales hierbas adaptógenas, presentes todas en forma estandarizada: 


  • Rhodiola: También conocida como en Rusia como raís del Ártico o raíz de oro, se ha utilizado durante cientos de años en la medicina tradicional para sobrellevar el frío clima de Siberia y como tónico en general del organismo. Sus principales propiedades son:

 

    • Actúa predominantemente sobre el hipotálamo en vez de hacerlo sobre las glándulas suprarrenales, normalizando la forma en la que el organismo responde frente a los desencadenantes del estrés.
    • Los componentes activos de esta hierba (rosavina y salidrozida) estimulan el transporte de los precursores de la serotonina (triptófano y 5-htp) hacia el cerebro y a través del efecto inhibidor de la MAO, reducen la degradación de los neurotransmisores que mejoran el ánimo.
 
  • Ashwagandha: Recibe dicho nombre de la India. Por sus cualidades, es considerada una de las mejores hierbas sobre aspectos emocionales de la mente promoviendo la claridad, la calma y el sueño reparador. Sus principales propiedades son:

 

    • Relajante: Ejerce un efecto relajante sobre el sistema nervioso así como el muscular. Por sí sola no causa sedación, pero puede ser de gran ayuda para conciliar el sueño y aumentar el nivel de tolerancia al estrés.
    • Sistema inmunitario: Potencia el sistema inmunitario contra enfriamiento, gripes y otras infecciones, así como tras las convalecencias.
    • Sexualidad: Se ha demostrado que el consumo regular de Ashwagandha incrementa en hombres y mujeres el vigor sexual y la líbido. Puede ayudar en casos de impotencia, apatía sexual e infertilidad masculina.
    • Articulaciones: Su poder antiinflamatorio hace de la Ashwagandha un aliado contra los dolores articulares de cualquier etiología.
 
  • Schisandra: Es un tipo de enredadera originaria de China. La planta produce pequeñas bayas de color rojo, de las cuales se obtiene el extracto fitoterapéutico. Los principios activos de la Schisandra se denominan esquizandrinas y contiene además vitaminas de los grupos C y E. Las esquizandrinas actúan como tonificantes del hígado, los pulmones y los riñones. También equilibra el sistema inmunitario, normaliza la función del sistema nervioso y ayuda a la digestión. La Schisandra tiene además propiedades antioxidantes, antibacterianas, antidepresivas y hepatoprotectoras. Además de su impacto adaptogénico sobre la función del sistema nervioso central, se sabe que la Schisandra estimula directamente el sistema nervioso, mejorando la claridad mental y la rapides de reflejos.