91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

Sensación de fatiga estacional, ¿qué es y cómo enfrentarla?

Publicado el 28/02/2021

sensación de fatiga, fatiga y cansancio, causas de fatiga, que es la fatiga, astenia,fatiga primaveral, herbolario online,cosmética natural, productos naturales

La sensación de fatiga es un síntoma complejo porque puede depender de muchos factores. Por este motivo, entender las causas que producen el estado de agotamiento en un individuo es clave para proporcionar el tratamiento más eficaz. En este artículo nos centraremos en la sensación de cansancio estacional, explicaremos cómo se manifiesta y qué podemos hacer para atenuar estos síntomas de cara a la primavera.

¿Qué es la fatiga?

La fatiga es esa sensación de agotamiento y cansancio que un individuo puede percibir tanto a nivel físico como mental.

 

Por lo general, sentir fatiga es algo muy común cuando este síntoma es temporal y se puede asociar a acciones o situaciones específicas. Por ejemplo, es normal sentir fatiga y cansancio general:

  • Tras un entrenamiento físico más exigente de lo habitual.
  • Cuando vivimos situaciones de estrés emocional (problemas familiares, dificultades en el trabajo, etc.).
  • Si hay cambios en la rutina como dormir menos horas, inactividad o exceso de actividad, etc.
  • Trastornos comunes como el resfriado o la mala digestión, también producen este síntoma.

 

En todos los casos anteriores, el cansancio es una respuesta directa del organismo ante una situación específica y este síntoma desaparece en cuanto se restablezca el equilibrio.

 

Sin embargo, cuando la sensación de agotamiento no desaparece tras el descanso adecuado, la recuperación o la reducción del estrés, es recomendable consultar a un médico. La fatiga en este caso puede ser un problema crónico relacionado con enfermedades serias y un diagnóstico precoz puede mejorar la calidad de vida de la persona afectada.

 

Además de la distinción entre la sensación de fatiga puntual y el cansancio crónico, también existe un tipo de agotamiento de tipo estacional. Probablemente te suene familiar el término astenia primaveral, que se refiere a la sensación de fatiga y agotamiento que muchas personas experimentan con la llegada de la primavera. 

 

No obstante sea más frecuente en primavera, este tipo de fatiga puede aparecer también en el otoño, el invierno o el verano y se debe a los cambios estacionales.

Cómo se manifiesta la fatiga estacional

Las alteraciones en la rutina, como hemos explicado en el apartado anterior, afectan a tu organismo que ante los cambios activa respuestas como la sensación de fatiga

 

Desde luego, si hay algo que caracteriza las estaciones son las variaciones. Al pasar del invierno a la primavera, por ejemplo, tenemos que adaptarnos al cambio de las temperaturas y de las horas de luz y todo lo relacionado. 

 

Como resultado, el cuerpo tendrá que trabajar más para adaptarse a las nuevas condiciones y muchas personas experimentan síntomas como:

 

  • Fatiga general a nivel físico y mental: baja vitalidad, debilidad muscular.
  • Dificultad para conciliar el sueño y somnolencia a lo largo del día.
  • Dispersión y dificultad para concentrarse.
  • Torpeza y dolor de cabeza.
  • Emociones negativas como tristeza o enojo.
  • Alteraciones del apetito.
  • Presión arterial baja en las personas proclives a este trastorno.
  • Reducción del impulso sexual.

¿Cómo enfrentar la primavera con más energía?

La fatiga estacional no se considera un problema grave. Aun así, hay un gran número de personas que la padece y busca soluciones para aliviar esta sensación de falta de energía.

 

Si sufres de este trastorno y has consultado un profesional de la salud, seguramente ya sabes que no existe un tratamiento específico para combatir este síntoma. Pero sí puedes tomar algunas medidas para prevenir su aparición:

 

  • Cuidar la higiene del sueño intentando respetar los horarios de acostarse y despertar, tomar cenas ligeras y al menos una hora antes de acostarse para favorecer el descanso. Practicar actividad física moderada cada día también es de ayuda.
  • Cuidar la alimentación. Comer variado es muy importante para que tu organismo disponga de los nutrientes necesarios y tenga energía suficiente. Seguir una dieta equilibrada rica en frutas y verduras de temporada, además, favorece una buena digestión. Este es un hábito que hay que tener en mente sobre todo en primavera para evitar sobrecargar el hígado y sufrir de digestiones pesadas y falta de energía.
  • Vitaminas y minerales. Nutrientes como el magnesio o la vitamina C son esenciales para el correcto funcionamiento del sistema nervioso e inmunológico, por lo que su carencia está directamente relacionada con la falta de energía. Estas sustancias se obtienen a través de los alimentos y por eso hay que seguir una dieta muy variada y equilibrada. Los complementos a base de vitaminas y minerales pueden ser tu aliado para mejorar la disponibilidad de estos nutrientes, sobre todo si sigues dietas poco equilibradas o en períodos en los que es más complicado seguir una alimentación ordenada.
  • Aprender a relajarse también ayuda a mejorar nuestra energía. Cuando estamos bajo estrés constante el organismo se agota más rápidamente, lo que puede acentuar la sensación de fatiga estacional. La meditación, el deporte, las actividades al aire libre o algo tan sencillo como un masaje con los aceites naturales adecuados puede ser de gran ayuda para ayudarte a recuperar tu energía vital.

 

¡Prepárate para acoger esta primavera con vitalidad! Y recuerda que, cuando la sensación de fatiga se extiende por más de dos semanas, es recomendable consultar a un médico que realizará las pruebas oportunas para diagnosticar las causas y prescribir el tratamiento adecuado.