91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

Grasas. ¿Por qué son tan importantes en nuestra dieta?

Publicado el 26/12/2020

grasas,grasas saturadas, grasas insaturadas,omega 3, omega 6, omega 9,aguacate,energia,grasas saludables, herbolario online, productos naturales

Desde hace décadas, las grasas han padecido una mala reputación en muchas ocasiones inmerecida. Inconscientemente, muchos de nosotros, asociamos ‘grasa’ a malos hábitos, aumento de peso y factores de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Y lo primero que tenemos que tener en cuenta es que no todas las grasas son iguales. Existen grasas saludables que son muy importantes para nuestro organismo y nos aportan multitud de beneficios. Y ese es el objetivo de este blog de Salud Natural, arrojar luz sobre las grasas y hacer énfasis en la importancia que tienen dentro de nuestro organismo.

¿Qué son las grasas? Tipos

También conocidas como lípidos, las grasas provienen principalmente de origen vegetal y animal. Están formadas por triglicéridos, que a su vez se constituyen de estructuras más sencillas llamadas ácidos grasos. Forman parte, en diferentes proporciones, de los alimentos que ingerimos y, por supuesto, no todas son iguales.

El tipo de grasa depende del ácido graso que forma el triglicérido. Estos pueden ser de 3 tipos:

  • Saturados: Su principal característica es que son sólidas a temperatura ambiente. Tienen un efecto directo sobre el llamado colesterol malo. Son el componente principal de las grasas animales (tocino, lácteos muy grasos, embutidos…). Hay que consumirlo con mucha moderación.
  • Insaturados: Los conocemos como aceites, líquidos a temperatura ambiente. Ayudan a que prolifere el colesterol bueno en nuestra sangre. Principalmente son de origen vegetal y pueden ser monoinsaturadas y poliinsaturadas, formadas por ácidos grasos omega 3 y omega 6, considerados esenciales por multitud de expertos y estudios. Este tipo de grasa no la puede generar el cuerpo humano por sí mismo, por lo que hay que recurrir a fuentes externas como pescados azules, aceite de oliva y frutos secos.
  • Trans: Se utilizan en multitud de alimentos procesados por la industria alimentaria (chips, aperitivos y comida rápida). La industria las utiliza principalmente por una cuestión económica: son mucho más baratas. Son muy perjudiciales para el organismo ya que aumentan el colesterol malo y los triglicéridos en sangre.

¿Por qué las grasas saludables son buenas para nuestro organismo?

Ya conocemos la diferencia entre las grasas saludables y las perjudiciales. Pero, ¿qué nos aportan realmente estas grasas buenas? 

Estas grasas nos aportan energía, son fundamentales en el correcto funcionamiento del cerebro (un 60% de él es grasa), son antiinflamatorias, ayudan a los órganos en su correcto funcionamiento y son las encargadas de transportar las vitaminas por todo nuestro organismo.

Sin embargo, aún hay muchas personas que erróneamente las reducen drásticamente de su dieta, sin saber la importancia en su cuerpo.

Beneficios de las grasas:

  • Protegen nuestros órganos.
  • Gran fuente de energía: Nos aportan unos 9 kcal/gramo. Muchos expertos consideran que en una alimentación equilibrada, el consumo de grasa debe ser siempre inferior al 30% de las calorías consumidas.
  • Ayudan al correcto funcionamiento de la piel: La piel es, para muchos, el órgano más grande de nuestro cuerpo. Y una de sus partes es la capa de grasa subcutánea.
  • Ayudan a la absorción de las vitaminas: Sin los lípidos, algunas vitaminas no podrían ser absorbidas, transportadas y almacenadas dentro de nuestros organismos.
  • Forma parte de la estructura de todas las células de nuestro cuerpo.
  • Aportan sabor a los alimentos.

¿Qué alimentos contienen grasas saludables?

  • Aceite de oliva. Aprovecha los beneficios de su ácido graso omega 9, vitamina E para cuidar tu corazón, cerebro y vasos sanguíneos.
  • Aguacate. Llamado el oro verde por los mexicanos, delicioso y versátil, es rico en grasas saludables, como ácido oleico, esencial para una buena salud cardiovascular.
  • Huevos. Un alimento muy completo y una gran fuente de energía.
  • Frutos secos. Nos aportan ácidos grasos no saturados. Preferiblemente consumir aquellos crudos, sin azúcares y no fritos.
  • Pescado azul. Pescados como el salmón, el atún y las sardinas son una fuente natural de omega 3.
  • Yogur y queso. Son buenas opciones si quieres cambiar el formato de tomar leche. Además, nos aportan beneficios probióticos.
  • Chocolate negro. Siempre que su aporte de cacao sea superior al 70% es una gran fuente de grasas sanas.
  • Semillas. Las semillas de chía, de calabaza o de sésamo son una buena opción para incorporar grasas saludables en nuestra alimentación. Además, son fuente de proteínas, fibra, hierro y magnesio.

En definitiva, las grasas son muy necesarias. Queda mucho trabajo por hacer, con el objetivo de borrar ese estigma que tienen las grasas sobre sí. 

Al aumentar la calidad de las grasas de nuestra dieta, con total seguridad reduciremos la posibilidad de presentar enfermedades crónico degenerativas como la diabetes, Alzheimer, obesidad, etc.

Es vital tomar el hábito de leer las etiquetas de información nutricional en los alimentos antes de comprarlos, la cual le ayudará a conocer qué tipos de grasas y en qué cantidad ingerir.