La importancia del Omega 3 en el desarrollo cognitivo

Publicado el 22/05/2018

herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales,omega 3,dha,desarrollo cognitivo,hiperactividad,déficit de atención,aprendizaje

Esta teoría sobre la naturaleza y el desarrollo de la inteligencia humana durante las etapas del crecimiento, fue desarrollada por el psicólogo suizo Jean Piaget.


Al igual que nuestro cuerpo crece y se desarrolla durante los primeros años de nuestras vidas, nuestras capacidades mentales también evolucionan pasando por una serie de fases: las cuatro etapas del desarrollo cognitivo.


El desarrollo cognitivo es una reorganización progresiva de los procesos mentales resultantes de la maduración biológica y la experiencia ambiental.


1. Etapa sensorio-motora

Es la primera fase en el desarrollo cognitivo; tiene lugar entre el momento del nacimiento y la aparición del lenguaje articulado en oraciones simples (hacia los dos años de edad). Lo que define esta etapa es la obtención de conocimiento a partir de la interacción física con el entorno inmediato: objetos, personas y animales cercanos.


2. Etapa preoperacional

La segunda etapa aparece entre los dos y los siete años de edad. Las personas que se encuentran en la fase preoperacional empiezan a ser capaces de ponerse en el lugar de los demás, de seguir roles ficticios y de utilizar objetos de carácter simbólico. En esta etapa aún no se es capaz de manipular la información, ni de extraer conclusiones formalmente válidas, y tampoco se pueden realizar correctamente operaciones mentales complejas. Es la etapa del pensamiento mágico, basado en asociaciones simples y arbitrarias.


3. Etapa de las operaciones concretas

Aproximadamente entre los siete y los doce años de edad se accede a la etapa de las operaciones concretas; una etapa de desarrollo cognitivo en el que empieza a usarse la lógica para llegar a conclusiones válidas, siempre y cuando las premisas desde las que se parte tengan que ver con situaciones concretas y no abstractas.


4. Etapa de las operaciones formales

Aparece desde los doce años de edad en adelante, incluyendo la vida adulta.


Es el período en el que se tiene la capacidad para utilizar la lógica para llegar a conclusiones abstractas que no están ligadas a casos concretos que se han experimentado de primera mano. Por tanto, a partir de este momento es posible analizar y manipular deliberadamente esquemas de pensamiento y puede utilizarse el razonamiento hipotético deductivo.

Importancia del DHA en el desarrollo cognitivo

El ácido docosahexaenoico (DHA), ácido graso Omega 3, junto con el ácido araquidónico (ácido graso Omega 6), son los ácidos grasos poliinsaturados que se encuentran en mayor concentración en el tejido nervioso. El cerebro, la retina y otros tejidos nerviosos son particularmente ricos en DHA; el DHA constituye el 60% de los ácidos grasos poliinsaturados en la retina y el 40% en el cerebro.


El acúmulo de DHA en el cerebro fetal ocurre principalmente durante el último trimestre del embarazo y continúa hasta el final del segundo año de vida. Como su formación endógena es relativamente baja, es muy importante su aporte en la dieta para contribuir a un desarrollo neurológico óptimo.


Datos procedentes de estudios en animales apoyan la indicación de DHA para el correcto desarrollo y funcionamiento cerebral, el crecimiento neuronal y el buen funcionamiento de las conexiones sinápticas. Datos procedentes de estudios en humanos corroboran la contribución del DHA para un correcto desarrollo de la agudeza visual. Numerosos ensayos clínicos han demostrado la importancia del DHA en el desarrollo cerebral en la infancia, a la vez que se están realizando estudios que valoran su efecto positivo sobre el cerebro en la edad adulta y en la vejez.


Conociendo estos datos sobre el papel tan importante que tiene el DHA en el desarrollo neurológico, se entiende perfectamente que un déficit de ácidos grasos Omega 3 y especialmente de DHA, acarreará problemas importantes para la salud. Ginecólogos y pediatras recomiendan a las madres embarazadas y lactantes que consuman pescado azul, al menos, 2 veces por semana, como fuente de Omega 3 para ellas y sus hijos; los bebés lactantes obtienen el DHA de la leche materna o de las leches infantiles enriquecidas con Omega 3. Muchas veces es difícil conseguir niveles adecuados de DHA, porque ni las madres, ni los niños, consumen pescado azul en la cantidad adecuada, por lo que la suplementación de DHA cobra especial importancia.

Trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

El TDAH es una patología del neurodesarrollo que aparece en edades tempranas y puede perdurar o no en la edad adulta. Se caracteriza por problemas de aprendizaje y de conducta. La prevalencia es cada vez mayor, sobre todo entre los niños de edad escolar, y en algunos países ya es considerado un problema de salud pública. A pesar de que su etiología no está muy clara a día de hoy, ya que parece ser multifactorial (intervienen factores genéticos, neurobiológicos y ambientales), se está dando cada vez más importancia al papel de la dieta como factor de riesgo y de protección. Se sugiere que una de las causas es la deficiencia de ácidos grasos de cadena larga, como el DHA y el EPA (eicosapentaenoico).


Este problema puede afectar al rendimiento escolar del niño y a sus relaciones familiares y sociales. Algunos de sus signos y síntomas son:

  • Falta de atención o dificultad para tenerla.
  • Incapacidad para controlar reacciones; no piensan antes de actuar.
  • Exceso de movimiento e impulsividad.
  • Baja tolerancia a la frustración.
  • Dificultad para el aprendizaje.
  • Problemas de lectura y escritura.


Las conclusiones de los estudios publicados al respecto son:

  • Hay evidencia de que el aporte de ácidos grasos Omega 3 resulta beneficioso como tratamiento coadyuvante y de apoyo a los pacientes con TDAH.

    • Resultados significativos en la reducción y mejora de los síntomas.
    • Aumento de los niveles plasmáticos de DHA y EPA.

  • El suplemento que se recomienda utilizar es el de aceite de pescado. Y la recomendación para obtener mejores resultados es prolongar la suplementación en el tiempo.
  • Sin embargo, hacen falta estudios más exhaustivos para establecer la suplementación en TDAH con Omega 3 como un método totalmente eficaz.

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Sólo usuarios registrados pueden enviar comentarios