Llegan los mosquitos: algunos trucos útiles

Publicado el 10/05/2018

mosquitos,verano,picaduras,repelente,arbol de te,citronela,ortiga,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales

Son protagonistas de la época estival. En cuanto llegan las buenas temperaturas los mosquitos se convierten en nuestros compañeros más molestos y desagradables. Sus picaduras pueden arruinarnos cualquier tarde de verano.



La picadura es la mordedura de la hembra que necesita alimentarse de nuestra sangre. Al morder, el mosquito inyecta algo de saliva en nuestra piel. Esa saliva contiene una proteína anticoagulante para facilitar la extracción de la sangre. Es esta sustancia la que nuestro cuerpo extraña y por la que reacciona liberando histamina, lo que acaba produciendo el picor.

Algunos trucos que puedes apuntar para mantenerlos a raya

  • Utiliza ropa oscura. Los insectos tienden a ir a la luz. Con la ropa clara, que la refleja, no pasarás desapercibido. Por esta misma razón mantente lejos de los puntos de luz durante la noche.
  • Los mosquitos tienen muy buen olfato, este sentido es el que les sirve de guía. Evita los olores dulces, de perfumes y cosméticos, que les atraerán.
  • Evita las zonas de agua estancada.
  • Aplica un repelente en la zona expuesta. Una loción vaporizada dejará sobre la piel los principios activos de las plantas que, sin matar al insecto, lo mantendrán alejado durante horas.
  • También puedes persuadir a los mosquitos utilizando mosquiteras o encendiendo algunas velas aromáticas.

Algunos trucos que puedes apuntar una vez que te ha picado

  • No debes rascarte. Si lo haces, la saliva del mosquito se extenderá y provocará una nueva reacción de nuestro cuerpo, con lo que entraremos en un círculo vicioso. La sensación de picor durará más.
  • Si la picadura se queda sólo en una reacción inflamatoria local, lava la zona con agua y jabón.
  • Puedes aplicar una compresa fría para calmarla.
  • Un buen gel reparador a base de extractos aliviará y refrescará la zona.
  • En caso de alergia específica o infección acude a un centro médico.

Las plantas te ayudan a proteger la piel

  • Aceite de almendras dulces: El aceite de almendras dulces protege e hidrata la piel. Contiene ácidos grasos esenciales, principalmente insaturados (oleico y linoleico) y algunos saturados, que refuerzan las membranas celulares de la piel ayudando a mantener su estructura.
  • Aceite de citronela: Este aceite, que presenta un suave aroma dulce y alimonado, es muy conocido por sus propiedades para ahuyentar los insectos, y durante mucho tiempo fue un ingrediente común de la cera para hacer velas porque repelía los mosquitos.
  • Aceite de andiroba: Es un aceite rico en compuestos terpénicos muy utilizado por las tribus indígenas amazónicas para protegerse la piel de las inclemencias del tiempo, y como repelente de insectos natural ya que presenta un aroma muy intenso. En varios estudios se ha comprobado su capacidad para repeler los insectos y evitar así la picadura de los mismos.
  • Aceite del árbol del té: Entre otras muchas aplicaciones, el aceite del árbol del té resulta un remedio muy eficaz tanto para repeler insectos como en caso de picaduras para calmar el picor y, por sus propiedades antisépticas, para evitar que se infecten.

Las plantas te ayudan a aliviar y calmar la piel

  • Extracto de ortiga: La decocción de las raíces de ortiga se utilizaba tradicionalmente para lavar las heridas por sus propiedades calmantes, emolientes y vulnerarias. Entre otros constituyentes, la raíz de ortiga contiene ceramidas y ácidos grasos como el ácido (10E, 12Z)-9-hidroxi-10,-12 octadecadienoico, componentes fundamentales de los lípidos de la piel que contribuyen a restablecer la barrera cutánea.
  • Extracto de hipérico: El hipérico en uso tópico, por sus propiedades calmantes, cicatrizantes, astringentes, antisépticas y antiinflamatorias puede aliviar las molestias ocasionadas por las picaduras de mosquitos y otros insectos.
  • Extracto de caléndula: La caléndula es una de las plantas más conocidas y utilizadas para diversas afecciones de la piel como quemaduras de sol, irritaciones, heridas o infecciones leves y picaduras de insectos. Su contenido en mucílagos, flavonoides, carotenos y triterpenos le otorgan propiedades emolientes, suavizantes, cicatrizantes, antiinflamatorias y antiedematosas.

Vía: Qualitas Vitae (nº24 primavera-verano 2018)

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Sólo usuarios registrados pueden enviar comentarios