¿Debilidad, cansancio? Es el momento de la astenia

Publicado el 20/03/2018

astenia,primavera,cansancio,depuración,sueño,relajación,plantas medicinales, herbolario online, cosmética natural, tratamientos naturales, productos naturales

En el inicio del periodo primaveral, es un gran número de personas aparecen los síntomas típicos de la llamada astenia primevaral. Se trata de una sensación de debilidad y cansancio tanto físico como intelectual, que reduce la capacidad de realizar las tareas cotidianas más sencillas durante los meses de primavera.

Este tipo de astenia, de carácter leva, suele remitir normalmente al cabo de unas semanas sin precisar tratamiento médico alguno, ya que no se trata de una enfermedad en sí, sino de un estado de cansancio transitorio. No debemos confundir la astenia primeraveral con la fatiga o la debilidad. Se entiende por fatiga la aparición precoz de cansancio tras el inicio de una actividad física habitual, mientras que la sensación de cansacio en la astenia es anterior al inicio de la actividad. Por otro lado, la debilidad implica la pérdida de fuerza de un miembro o grupo muscular que impide la actidad cotidiana.

La astenia es un síntoma muy frecuente entre la población en general y estima que en nuestro país un tercio de los pacientes que acude a su médico de familia presenta astenia. Sus síntomas habituales son sensación de cansacio y debilidad generalizada que aparecen incluso ante de cualquier mínimo esfuerzo cotidiano y cuyos síntomas más frecuentes son la alteración del estado general, fatiga intelectual con dificultad de concentración y trastornos de la memoria, alteraciones del sueño y apetito.

Para superar la astenia primeraveral de una forma natural se recomienda:

  1. Alimentación: en esta época del año siempre se recomienda una dieta depurativa basada principalmente en alimentos vegetales, frutas e infusiones por dos semanas. La hidroterapia, sobre todo la limpieza de colon, es muy recomendable, ya que ayuda a mantener un intestino limpio con la eliminación de toxinas. La toma de zumos de fruta como el pomelo, fresas, piña, mango, manzana y pera acompañado de toma de verduras y hortalizas durante estas dos semanas ayudará a nuestro organismo a expulsar las toxinas y a recuperar nuestra energía.
  2. Plantas medicinales: la toma de estas plantas debe ir encaminada hacia la detoxificación del hígado, intestino y riñon. El diente de león, la bardana, la cola de caballo, el solidago, la alcachofera, el boldo, la malva y la achicoria son buenos ejemplos, y se pueden tomar en infusiones o en extractos estandarizados por dos semanas. Es recomendable las plantas adaptógenas que nos ayudaran a recuperar un buen tono físico y mental como la griffonia, la maca, el ginseng, el eleuterococo, el guaraná y el hipérico, así como la toma de 1 a 3 mg de melatonina, acompañado de valeriana y pasiflora antes de ir a la cama para obtener un sueño más reparador y control de nuestro ciclo circadiano, esencial para un buen funcionamiento hormonal.
  3. Hábito en el sueño y ejercicio: dormir bien es una de las piedras angulares de la salud, de 6 a 8 horas por noche parece ser la cantidad óptima de sueño para la mayoría de los adultos. No dormir bien puede afectar su memoria seriamente. Los consejos son respetar las horas de sueño: establecer una rutina para irse a dormir, ir a dormir lo más temprano posible, no ir a dormir recién cenado. No se debe dormir escuchando la radio o viendo la televisión, se debe dormir en una habitación completamente a oscuras y sin aparatos que emitan campos electromagnéticos en la habitación, como el teléfono móvil, ordenador, aparato de wifi...

El ejercicio moderado antes de que anochezca ayuda a nuestro organismo a liberarse del estrés, a mantener un buen estado cardiotónico y nos ayudará a descansar mejor en la noche. Por lo menos 40 minutos tranquilos en bicicleta o deambular a un ritmo ligero en un parque o en el campo hace que se liberen unas sustancias químicas en el cerebro, las llamadas endorfinas y la serotonina, que aportan mayor sensación de bienestar.

Vía: Revista Mundo Natural (número 4)

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Sólo usuarios registrados pueden enviar comentarios