91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Bacopa ¡No te olvides de ella!

Publicado el 08/03/2017

bacopa,memoria,cerebro,alzheimer,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales,tegor

De nombre científico Bacopa monnieri, la Bacopa también es conocida como “Brahmi” o “Mira-brahmi” y cuenta con una larga tradición de uso en la medicina ayurvédica, cuyos antiguos textos la recomendaban para rejuvenecer el cerebro y mejorar las propiedades comitivas. De hecho, parece ser que los gurús de las escuelas religiosas de la antigua India lo administraban a sus discípulos para facilitarles la memorización de los himnos y textos médicos (escrituras sagradas del hinduismo), y para ayudarles a concentrarse durante la meditación.

La medicina ayurvédica la ha utilizado de manera profusa, no solo a nivel cognitiva y mental, sino también como tónico cardiaco, como ayuda a nivel digestivo y para mejorar la función respiratoria en casos de broncoconstricción.

Efectos de la Bacopa a nivel cognitivo

La Bacopa pertenece a la familia de las Scrophulariaceae. Se trata de una planta trepadora, con numerosas ramas, pequeñas hojas alargadas y flores de color ligeramente púrpura. Crece de forma natural en la India y en los trópicos, en tierras húmedas, aguas superficiales y zonas pantanosas. Se puede encontrar tanto en elevaciones sobre el nivel del mar, como en altitudes superiores a 1.300 m, y puede cultivarse fácilmente si hay disponibilidad de agua. Sus flores y frutos aparecen en varono, y toda la planta se utiliza con finalidad terapéutica.

Entre las sustancias responsables de la acción farmacológica de la acopa se encuentran alcaloides, saponinas y estériles. Gran parte de sus ingredientes activos (alcaloides como brahmín y herpestina, y saponinas) ya fueron aislados en la India hace más de cuatro décadas. También se han identificado otros como ácido betúlico, estigmasterol, así como numerosos bacósidos y bacosaponinas. Precisamente, los bacósidos A y B son los responsables de los efectos de la Bacopa a nivel cognitivo.

Dado que la utilización terapéutica básica de la Bacopa ha sido para mejorar la función cognitiva, la mayor parte de investigaciones en torno a esta planta se han centrado en identificar los mecanismos que se encuentran detrás de estas propiedades; las saponinas triterpenoides y sus bacósidos están detrás de su capacidad para mejorar la transmisión del impulso nervioso. Los bacósidos contribuyen a “reparar” las neuronas dañadas, a través del aumento de la actividad linaza, de la síntesis neuronal y la restauración de la actividad sináptica y, en última instancia, de la transmisión del impulso nervioso.

Eficacia probada

Como se ha indicado, el análisis de la actividad terapéutica de la Bacopa se ha centrado, principalmente, en sus propiedades a nivel conminativo, que se han visto ratificadas por varios estudios clínicos. En 2001, investigadores del Instituto de Ciencias del Cerebro de La Universidad Tecnológica de Swinburne, Australia, llevaron a cabo un estudio a doble ciego, placebo-controlado, de 12 semanas de duración, con 46 voluntarios sanos de edades comprendidas entre lo 18 y 60 años. Fueron divididos al azar en dos grupos a los que se les administró un extracto de Bacopa o un placebo. Tras 12 semanas, los resultados arrojaron mejoras significativas en aprendizaje verbal, consolidación de la memoria y velocidad en el procesamiento de la información en el grupo al que se administró el extracto de Bacopa, frente a quienes recibieron el placebo. Estos efectos se atribuyeron a las propiedades antioxidantes de la Bacopa y a su efecto sobre el sistema colinérgico.

La capacidad de la Bacopa para mejorar la función cognitiva también se ha estudiado en niños. Concretamente, en 2000, el Departamento de Pediatría del Colegio Médico BRD de Gorakhpur, en la India, desarrolló un estudio doble ciego, aleatorio, placebo-controlado, con 36 niños a los que se había diagnosticado trastorno de deficit de atención e hiperactividad, de 16 semanas de duración. Durante 12 semanas, se administró una dosis de 50 mg de un extracto de Bacopa a 19 de ellos, cuya edad media era de 8,3 años; los 17 restantes de 9,3 años de media, recibieron un placebo.

Se realizaron pruebas de la función cognitiva al principio, y tras 4, 8 ,12 y 16 semanas, observándose una sustancial mejora tras 12 semanas en los niños tratados con acopa, evidenciada por una mejora en la repetición de frases, en la memoria lógica y en tareas de aprendizaje de pares asociados. Estos avances se mantuvieron también a las 16 semanas, tras cuatro semanas sin administrar Bacopa.

En 2010, investigadores de la Escuela de Salud y Ciencias Humanas de la Universidad de Australia de Southern Cross pusieron a prueba su efectividad para mejorar la memoria en un estudio con 98 personas de 55 o más años de edad. Fueron asignadas, al azar, a recibir un extracto de Bacopa, en una dosis de 300 mg al día, o un placebo. Se realizaron pruebas exploratorias, neuropsicológicas y de memoria subjetiva al comienzo y después de 12 semanas del inicio del estudio. Los resultados fueron concluyentes, mostrando mejoras considerables, tanto en el aprendizaje verbal como en la adquisición de memoria y recuerdo retardado, en quienes recibieron Bacopa.

Acción neuroprotectora

Un año más tarde, una investigación con roedores desarrollada por un equipo del Departamento de Bioquímica y Nutrición del Central Food Technological Research Institute de la India concluyó que la acopa tiene una acción moduladora de los marcadores ensóganos del estrés oxidativo en el tejido cerebral. Por ello, indicaron que el extracto de Bacopa proporciona acción neuroprotectora y que podría ser un efectivo agente profiláctico/terapeútico en alteraciones neurodegenerativas que apliquen estrés oxidativo.

Más recientemente, un estudio realizado por investigadores del Instituto de Profesores de la Salud y Ciencias Biomédicas de la Universidad de Montana, Estados Unidos, ha concluido que la Bacopa limita la inflamación del Sistema Nervioso Central, y que podría constituirse en un opción válida en el tratamiento de alteraciones relacionadas con él.

Fuente: Revista Vanguardia en Terapias Naturales (nº2)
Publicación de Laboratorios Tegor

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Sólo usuarios registrados pueden enviar comentarios