91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

El cobre: oligoelemento indispensable en la práctica diaria

Publicado el 23/03/2013

El cobre tiene un destacado papel biológico en el ser humano: participa en la formación de los huesos y en la síntesis de la hemoglobina, se han demostrado sus efectos bactericidas en cultivos y posee una interesante actividad antirradicales libres. Interviene en la síntesis del tejido conjuntivo, modula la actividad histamínica y, a través de su papel como cofactor de la superóxidodismutasa (SOD), está relacionado con los procesos de protección del envejecimiento y muerte celulares.

 

El cobre debe estar disponible en cantidades suficientes en el cuerpo para permitir la plena utilización del hierro. Una deficiencia de cobre da lugar a defectos en los tejidos elásticos que revisten los vasos sanguíneos, y si esto persiste, se producirán hemorragias, anemias y un desarrollo deficiente de los huesos y los nervios. Además se producirán alteraciones en el crecimiento y una alta incidencia de infecciones.

 

Principales indicaciones del cobre.

1.- Antiinfeccioso:


El papel del cobre como potente antiinfeccioso y antivírico es principal, actúa de manera inmediata y efectiva. Se presenta por ello como un excelente antibiótico natural. Podemos afirmar que la toma del oligoelemento cobre es positiva en cualquier paciente que sufra una infección, ya sea causada por bacterias, hongos o virus, tanto aislada como de repetición. Por lo tanto, podemos decir que el cobre resulta beneficioso en los siguientes casos:

 

  • Gripe y síndromes gripales en general.
  • Sinusitis infecciosa, amigdalitis, faringintis y otitis infecciosa.
  • Bronconeumopatias.
  • Micosis y conjuntivitis con componente vírico.
  • Hepatitis aguda (como tratamiento coadyuvante).
  • Cistitis (la administración de cobre permite disminuir las dosis útiles de antisépticos o antibióticos, cuando su administración se hace necesaria).
 

2.- Antiinflamatorio:


El oligoelemento cobre posee un interesante papel antiinflamatorio, principalmente en patologías reumatológicas y del aparato osteoarticular. El cobre resulta beneficioso en los siguientes casos:

 

  • Artrosis y artritis.
  • Tendinitis, esguinces, reumatismos inflamatorios y gota.
  • Epifisitis de crecimiento: En fase inflamatoria aguda con dolores lancinantes.
  • Cervicalgias y cervicodorsalgias “posicionales”.
  • Extracción de piezas dentales (además de limitar la inflamación, conseguirá evitar un posible infección).
  • Gastritis Dolorosas, con síndrome inflamatorio.
 

3.- Cobre en anemia:


El cobre es imprescindible para el correcto funcionamiento de algunas enzimas que intervienen en los procesos de trasporte de hierro en el flujo sanguíneo, por lo que este mineral se hace vital para la prevención de la anemia, pues interviene de manera directa en el procesamiento del hierro.

 

4.- Uso tópico del cobre:


Podemos beneficiarnos con resultados sorprendentes de la aplicación tópica del cobre en infecciones cutáneas como el acné, aplicando una gasa embebida en este oligoelemento directamente sobre la zona a tratar, y dejando actuar durante unos 20 minutos. Obtendremos también excelentes resultados indicándolo como sustitutivo del tónico facial en este tipo de pacientes.

 

Este mismo procedimiento dará excelentes resultados para tratar cualquier tipo de herida, grieta, corte e incluso afta. Su aplicación es sencilla, cómoda y muy efectiva.

 

Así mismo, podemos tratar las onicomicosis, bien aplicando una gasa embebida en cobre durante 20 minutos, bien aplicando pequeñas dosis de cobre con una jeringuilla sin aguja directamente sobre la uña varias veces al día.