91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

El papel del Sabal en la hiperplasia benigna de prostata (HPB)

Publicado el 03/12/2014

sabal serrulata,próstata,hbp,hiperplasia benigna de próstata,orina,cancer,beta-sitosterol,pygeum,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales


En mi consulta veo a pacientes que padecen síntomas de hiperplasia benigna de próstata (HPB) que están muy interesados en conocer las diferentes opciones existentes de tratamiento, ya que realmente esta enfermedad les afecta en su día a día, incluso llegando a hacer que se sientan miserables. Hay distintos tratamientos para esta afección, pero les comento que sólo son necesarios si tienen síntomas molestos o con complicaciones.

 

Cuando hay síntomas menores es preferible esperar y observar para poder proporcionar un enfoque apropiado y pragmático, pues cada tipo de tratamiento tiene sus ventajas y desventajas, así que entre los dos, mi paciente y yo, decidimos que es más adecuado para su caso.

 

Algunos síntomas de HBP

  • Vacilación: dificultad para iniciar el flujo de orina, incluso cuando se siente la vejiga llena.
  • Chorro de orina débil o interrumpido.
  • Vaciado incompleto: sensación de que la vejiga no está completamente vacía después de orinar.
  • Frecuencia: necesidad de orinar con frecuencia durante día y noche. Generalmente, uno de los primeros síntomas es el aumento de la necesidad de orinar durante la noche.
  • Urgencia: necesidad de orinar de forma inmediata. Algunos hombres pueden experimentar pérdida involuntaria de orina (incontinencia).
  • Goteo de orina: después de la micción (goteo terminal).
  • Discurría: sensación de ardor o dolor al orinar.

 

Es necesario recordar que cada hombre puede presentar síntomas diferentes, que también pueden variar lo largo de la enfermedad.

 

El tratamiento

En los últimos años, y cada vez más, en conversación con mis pacientes sobre HBP aparecen preguntas referentes a tratamientos naturales o “alternativos”, alternativas naturales que les gustaría conocer y “explorar” antes de empezar con los medicamentos convencionales.

 

Una de las cuestiones más frecuentes se refiere al papel del Sabal serrulata, un remedio natural que proviene de un tipo de palmito y que se ha utilizado en la medicina tradicional desde hace siglos para aliviar los síntomas urinarios, incluso aquellos causados por un agrandamiento de próstata. Algunos estudios han sugerido que el palmito americano (Sabal serrulata) puede ser eficaz en el alivio de los síntomas de la HBP, pero otros han sugerido lo contrario.

 

Sin embargo, personalmente he perdido la cuenta del número de hombres con síntomas leves de HBP que afirman que su calidad de vida ha mejorado de forma espectacular al tomar este preparado vegetal, que es seguro y no causa ningún efecto secundario grave (un punto importante). Como resultado, éste es uno de los tratamientos naturales de los que estoy más satisfecho de recomendar a mis pacientes para diversas afecciones.

 

Me han preguntado y me he interesado por otros tratamientos naturales de la HBP: algunos incluyen un compuesto de beta-sitosterol proveniente de diferentes plantas que contienen sustancias semejantes al colesterol y que se conocen con el nombre de fitosteroles; otro utilizado desde la antigüedad en la medicina tradicional para tratar problemas urinarios es el Pygeum, proveniente de la corteza de ciruelo africano, aunque puede causar molestias estomacales en algunas personas; y el extracto de polen de hierba de centeno, que se dice que ayuda a prevenir la necesidad de ir al baño durante la noche y ayuda a los hombres a orinar mejor.

 

Siempre, sin duda, mi primera recomendación y opción de tratamiento natural es el Sabal serrulata (cuando no es eficaz y los síntomas persisten, recurro a la mediación convencional).

 

Fuente: Artículo del Dr. Roger Henderson publicado en la revista Noticias de Salud (Otoño 2014).