91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

El Castaño de Indias y las piernas pesadas

Publicado el 28/06/2014

castaño de indias,escina,aescina,piernas cansadas,piernas,circulación sanguínea,piernas pesadas,varices,arañas vasculares,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales


Con la subida de las temperaturas todo el mundo está contento, excepto quienes padecen de piernas pesadas y cansadas. Es el caso, por ejemplo, de aquellas personas cuyo puesto de trabajo les obliga a estar mucho tiempo de pie o las que son propensas genéticamente a padecer este síntoma.

 

¿Empiezan a apretar los zapatos?

La estación primaveral trae el calor y hace que se hinchen las piernas. Los zapatos aprietan y se hace más difícil la circulación en ellas. Al final, las piernas están pesadas, hinchadas y cansadas, y si no se hace nada al respecto, pueden aparecer las antiestéticas arañas vasculares y las temidas varices.

 

Todas estas situaciones juntas son muy desagradables, pero afortunadamente... existe un remedio natural para ellas: se trata del Castaño de Indias.

 

¡Las piernas adoran los castaños!

Si paseamos en mayo por parques y avenidas con arboledas, seguro que veremos Castaños de Indias en flor. En estos grandes árboles aparecen unas delicadas flores rosas o blancas que, en septiembre, se convertirán en castañas. Y son estas castañas las que son beneficiosas para las piernas pesadas y cansadas, ya que contienen escina, un complejo de saponinas triterpénicas, flavonoides, esteroles y aceites esenciales.

 

Todas estas sustancias mejoran los síntomas y estabilizan el estado de las afecciones venosas, interviniendo en diversas acciones probadas por estudios clínicos:

 

  • Efecto antiinflamatorio (inhibición de la COX).
  • Reducción de edemas (sellando las paredes de las venas).
  • Prevención de edemas, incrementando la resistencia capilar.
  • Disminución de la concentración y la actividad de las enzimas lisosomales en la sangre.
  • Mejora la circulación y el flujo sanguíneo.

 

La alimentación es importante.

  • Hay que procurar una alimentación variada que contenga grandes cantidades de vitamina C, proveniente de frutas y verduras frescas.
  • Evitar alimentos refinados (alimentos elaborados con harina blanca y azúcar blanco) y bebidas estimulantes como el alcohol o el café.
  • Utilizar un complemento de base natural para mejorar la asimilación de los minerales y del calcio de la alimentación.

 

¡Es hora de moverse!

¡Desentumece tus piernas! no te dejes oxidar... ¡Ponte en movimiento! Elige un tipo de ejercicio que no te haga sostener todo tu peso sobre las dos piernas: una buena marcha dinámica (preferiblemente el jogging), la natación, la bicicleta... por ejemplo.

 

Algunos consejos más:

  • Ofrece cada día a tus piernas cansadas una ducha escocesa: pasa el chorro con agua caliente a lo largo de tus piernas durante tres minutos, y seguidamente un chorro de agua fría a lo largo de ellas durante 3 segundos. Esto refresca mucho y hace desaparecer rápidamente la sensación de pesadez. Realiza esta ducha antes de dormir: tus piernas no te causaran ningún problema durante toda la noche.
  • Durante la noche procura mantener las piernas un poco más altas que tu cabeza. Con un pequeño cojín a los pies de la cama será suficiente para ayudar a que la circulación de retorno sea más fluida.
  • Durante tú jornada laboral procura cambiar de postura. Si permaneces sentado durante mucho tiempo, estira las piernas y procurar levantarte a caminar al menos una vez cada hora.

 

Fuente: Revista Noticias de Salud (Primavera 2014)