91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

Los elixires del Sol y del Oro Blanco mejoran las prácticas yóguicas

Publicado el 26/06/2014

hatha yoga,yoga,kúndalini,elixir,prana,pranayama,alquimista,oro potable,oro blanco,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales

 

Todos los practicantes de yoga sabemos que yoga es una palabra sánscrita y significa "Unión", unión del cuerpo y espíritu o mente. Esa unión es primordial, quiere decir que materia y espíritu son en esencia lo mismo.

 

Hatha Yoga es un camino de práctica espiritual que a través del trabajo con el cuerpo físico, la respiración y la concentración mental hace posible activar una fuerza que todos tenemos y puede elevar nuestro nivel de energía vital para realizar ese verdadero estado de no dualidad, el cual ya somos y en el que estamos. Ese estado es muy difícil de ver, ya que en general no tenemos esa energía (Kunsalini) activa o despierta, por ello vivimos en el sueño de Maya (ilusión) o de no reconocimiento de nuestro ser real.

 

Dentro de esta disciplina y para que se pueda dar una verdadera alquimia interior, utilizamos la ciencia del Pranayama para atraer más Prana hacia los pulmones, retenerlo allí mucho más tiempo y que pueda ser asimilado por nuestro organismo en mayor cantidad. El Prana es la energía vital que viene o es transportada por el viento.

 

Hermes Trismegistus en su Tabla Esmeralda nos habla del Espíritu Astral y de cómo este nos influencia. "Su padre es el Sol y su madre la Luna. El Viento lo lleva en su vientre. Su nodriza es la Tierra". El Espíritu Astral en otras filosofías también es llamado Prana, Qi, Chi, etc.

 

El Alquimista, mediante el llamado proceso universal alquímico, es capaz de atraer, capturar, coagular y sublimar el Espíritu Astral obtenido así dos sustancias llamadas Oro Potable y Oro Blanco, éstos son los dos aspectos energéticos, masculino y femenino, de la energía Prana y es lo que alimenta nuestro Yo Real o Consciencia Universal. La Consciencia Universal, el espíritu, el ser real, vive y se alimenta de él mismo porque no hay más que él mismo por todos lados.

 

El Elixir del Sol es el elixir que más concentración de Oro Potable contiene en su fórmula, aportándonos ese Espíritu Astral en su aspecto masculino que activa en nosotros el impulso de la vida y el crecimiento espiritual desde la materia, el cuerpo físico, abriendo los canales físicos y energéticos para que la sangre y la energía circulen mejor, activando la circulación, tonificando el corazón (la residencia del espíritu) y mejorando la elasticidad y la resistencia física. También nos ayuda a tener más concentración, entusiasmo, perseverancia y disciplina en nuestra práctica.

 

El Elixir del oro Blanco es el que más concentración de Oro Blanco contiene en su fórmula, aportándonos ese Espíritu Astral en su aspecto femenino que activa en nostros la nutrición y regeneración de fluidos más inteligentes y sutiles, como son los fluidos cerebrales, medulares, nerviosos y los fluidos sexuales básicos para mantener una buena salud y armonía entre el sistema nervioso, el sistema hormonal, los diferentes órganos y todas las partes de nuestro cuerpo, otorgándonos un estado de soltura, relajación, concentración y bienestar general, muy necesarios para estas prácticas.

 

Recomendamos por lo tanto a todos los practicantes de Hatha Yoga, Pranayama, Kúndalini y otras prácticas yóguicas el consumo de estos elixires que, sin duda alguna, van a mejorar notablemente su capacidad de concentración y relajación.

 

El Elixir del Sol, por su carácter solar o masculino, se recomienda tomarlo por la mañana desde el amanecer hasta el mediodía y el Elixir de Oro Blanco, por su carácter lunar o femenino, está recomendado tomarlo al atardecer y al anochecer.

 

Fuente: Revista Universo Holístico nº 72