91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

Síntomas de un golpe de calor: cómo detectárlos y actuar

Publicado el 03/07/2021

sintomas de un golpe de calor,golpe de calor que hacer,sintomas de un golpe de calor en adultos,que es un golpe de calor sintomas,choque de calor,sintomas de un golpe de calor en perros,herbolario online

Con la llegada oficial del verano aumentan los riesgos de enfermedades y trastornos relacionados con las altas temperaturas. Protegernos del sol en las horas centrales del día es una de las primeras acciones de prevención en esta estación. Informarnos, también, es una forma de prevenir problemas y, en muchos casos, evitar consecuencias graves. Conocer, por ejemplo, los síntomas de un golpe de calor puede salvar vidas.

 

En este artículo te recordamos los síntomas de la hipertermia por exceso de calor y qué hacer ante estas situaciones.

¿Cuáles son los síntomas de un golpe de calor?

Nuestro organismo posee mecanismos que le permiten adaptarse a las temperaturas ambientales hasta determinados niveles. Cuando hace calor utiliza la sudoración para regular la temperatura y mantenerse fresco.

 

Sin embargo, cuando hace mucho calor la producción de sudor es más lenta y es importante tomar otras medidas para mantener una temperatura corporal adecuada. De lo contrario, podemos sufrir un golpe de calor.

 

El síndrome del golpe de calor es uno de los efectos más graves que el calor ambiental puede producir en las personas.

 

Personas mayores, niños, individuos con patologías crónicas o que no se encuentren en condiciones de salud óptimas son los más expuestos a los efectos de las altas temperaturas.

 

Un golpe de calor se produce cuando la temperatura del cuerpo alcanza o supera rápidamente los 40ºC y el organismo no es capaz de reducir y regular la temperatura interna.

 

Entre las principales causas de esta subida repentina de la temperatura corporal en verano destacan:

 

  • La practica de actividades intensas en días calurosos.
  • Estar en ambientes calurosos y húmedos por mucho tiempo.
  • Hidratación inadecuada.
  • Indumentaria inadecuada (ponerse demasiada ropa).
  • Consumo de alcohol.

 

En estas situaciones, empiezan a aparecer alteraciones a nivel celular que pueden producir daños a varios órganos vitales si no se interviene con tempestividad.

 

Entre los signos que nos deberían alertar, los más comunes son:

 

  • Fiebre (la temperatura puede superar los 40ºC).
  • Comportamientos anómalos (la persona puede estar confusa, agitada, hablar con dificultad, etc.).
  • Sentir mucho calor.
  • Una sudoración excesiva.
  • Alteraciones de la piel como enrojecimiento y sequedad.
  • Mareos y vómitos.
  • Ritmo cardíaco acelerado.
  • Respiración acelerada.
  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida del conocimiento.
  • Convulsiones.

 

Por lo general, el riesgo de padecer un golpe de calor es más alto cuando se presenta la primera ola de calor de la temporada y, al comienzo de esta (en los primeros dos días).

 

Muchas veces, esta subida de las temperaturas ambientales encuentra a las personas más vulnerables desprevenidas y sin sistemas de aclimatación adecuados. Por este motivo, los medios de comunicación y las entidades públicas envían alertas y recomendaciones en previsión de las olas de calor.

 

Recordar la importancia de prevenir los golpes de calor y de tomar medidas para mantenerse frescos evita síntomas molestos como los que hemos mencionado y consecuencias más serias como daños permanentes e incluso la muerte si no se actúa con tiempo.

Así puedes prevenir un golpe de calor

  • Evita la exposición al sol en las horas más calurosas del día.
  • Utiliza ropa cómoda y de tejidos naturales que favorezcan la transpiración.
  • Siempre que sea posible quédate en lugares aclimatados.
  • Si utilizas aire acondicionado en casa, regula la temperatura en torno a los 22-25 grados cuando vayas a dormir para descansar mejor y prevenir resfriados.
  • Si eres un deportista cuida tu alimentación y añade complementos que favorezcan la hidratación y la recuperación en tu dieta durante el verano.
  • Cuida especialmente a los ancianos y a los niños.

¿Cuánto duran los efectos de un golpe de calor?

Los síntomas de un golpe de calor pueden ser más o menos graves, por lo que es difícil indicar la duración de los efectos del exceso de calor.

 

En los casos más leves, la persona afectada se recuperará en uno o dos días tras recibir el tratamiento adecuado.

 

En otros casos y según las condiciones de salud previas será necesario más tiempo para la recuperación y puede haber secuelas.

 

Ante las situaciones más extremas y cuando no se actúa con tiempo, el golpe de calor puede resultar fatal.

¿Cuál es la diferencia entre insolación y golpe de calor?

El golpe de sol o insolación es una consecuencia de una prolongada exposición a los rayos solares sin la protección adecuada. Este trastorno tiene algunos síntomas comunes con el golpe de calor como el dolor de cabeza y los mareos.

 

Sin embargo, se distingue por efectos como:

  • Quemaduras.
  • Sensación de sed.
  • Ojos rojos.
  • Sensación de malestar general.

¿Qué hacer en caso de sufrir un golpe de calor?

  1. En cuanto detectes síntomas de un golpe de calor busca un lugar fresco y bien ventilado.
  2. Si la persona ha perdido el conocimiento tumbarla con las piernas ligeramente levantadas. Evitar el uso de almohadas bajo la cabeza.
  3. Tomar agua a temperatura ambiente.
  4. Humedecer un paño con agua a temperatura ambiente y apoyar en muñecas, cuello, sienes, ingle y axilas para refrescarse.
  5. Si pasados 15-20 minutos no se percibe mejoría, llamar a urgencias.

 

La rapidez es un factor clave en el tratamiento de un golpe de calor, por lo que conocer los síntomas y actuar con tiempo nos ayudarán a prevenir consecuencias graves.

 

Por último, ¡no olvides a tus mascotas! Recuerda que tus amigos a cuatro patas también pueden sufrir golpes de calor y en verano sobre todo algunas razas necesitan más cuidados.