Contáctenos

Árbol del Té: El enemigo natural de los piojos

Publicado el 20/12/2017

árbol del té,piojos,hongos,acné,insectos,herpes,liendres,herbolario online, cosmética natural, tratamientos naturales, productos naturales

Pensar en la vuelta al cole es pensar, entre otras cosas, en la llegada de los piojos. Prácticamente todos los niños entre los 3 y 12 años tiene piojos, al menos, una vez en la vida. Estos “pequeños bichitos indeseables”, de apenas 2 milimetros de tamaño, se alimentan de sangre humana y viven a sus anchas en el pelo de los pequeños pasando de unos a otros en el contacto habitual. Su ciclo de vida es de aproximadamente un mes. En este tiempo pasan por tres fases: liendre, ninfa y adulto. En esta última etapa, las hembras ponen entre cuatro y ocho huevos al día. Los piojos, ni saltan ni vuelan, pasan de cabeza en cabeza por el contacto directo o al compartir gorros, bufandas y peines. La infestación no tiene nada que ver con la falta de higiene. Es más, los piojos prefieren el pelo limpio al sucio y el liso al rizado.

El síntoma más evidente de su presencia con los picores de cabeza que, en ocasiones, pueden ir acompañados de enrojecimiento. Si el niño se resca la cabeza muy a menudo lo mejor es utilizar una lendrera. Los piojos, marrones y muy pequeños, se mueven continuamente y son difíciles de ver. Sin embargo, las liendres, al ser blancas y estar pegadas al cabello sobre una toalla o sobre el lavabo, al pasar la lendrera los piojos caerán y las liendres quedarán pegadas a las púas.

Muchos de los productos que se ofrecen en el mercado para hacer frente a la infestación incluyen en su fórmula insecticidas y otros químicos y, en sus propios consejos de uso, desaconsejan su utilización continuada por la irritación que sus componentes puede ocasionar en el cuero cabelludo.

Si queremos apostar por un remedio natural ese es el aceite de Árbol del Té que destaca por sus propiedades antifúngicas y antiparasitarias. Su poder repelente hace que los piojos se alejen. Además, tiene propiedades antisépticas, muy útiles frente a las mordeduras que provocan los piojos en el cuero cabelludo. El aceite de árbol del té ayuda a regular la actividad de las glándulas sebáceas del cuero cabelludo por lo que contribuye a cuidar el cabello, tanto seco, como grasa o con caspa.

Para utilizarlo, añade tres o cuatro gotas del aceite esencial a tu champú habitual con cuidado de que no entre en contacto con los ojos. También puedes poner unas gotitas directamente en las zonas donde los piojos se sienten más cómodos, en la nuca y detrás de las orejas.

En caso de que haya infestación, además de tratar el cabello, debes lavar toda la ropa, incluidos gorros, bufandas, sábanas, toallas y cojines. Lava también peines, cepillos, gomas y lazos y guárdalos en una bolsa durante dos días, el tiempo máximo que los piojos viven fuera del cuerpo.

6 usos más del Árbol del Té

Además de prevenir el contagio de los piojos, el Aceite esencial del Árbol del Té tiene otros usos muy beneficiosos que lo convierten en un auténtico todoterreno.

- Hongos: Ayuda a combatir los hongos de las uñas y el pie de atleta. Haz baños en agua caliente a la que habrás añadido unas gotas de aceite.
- Heridas: Contribuye a evitar infecciones y mejora la curación de cicatrices y heridas superficiales. Aplicalo con un algodón, varias veces al día, sobre la zona afectada.
- Acné: Por su acción desinfectante, mejora los síntomas y ayuda a reducir la inflamación de los granitos. Mezcla unas gotas en el tónico o el agua que uses para limpiar la piel o pon una gota directamente sobre el granito con la ayuda de un bastoncillo.
- Insectos: Ayuda a ahuyentar los mosquitos y otros insectos. En caso de picadura favorece el alivio de la zona afectada. Como repelente, mézclalo con agua y pulveriza la habitación. Sobre las picaduras, aplícalo sin diluir.
- Herpes Labial: Por sus propiedades antivirales y cicatrizantes el aceite del ärbol del Té ayuda a reducir el herpes labial. Aplica unas gotas con la ayuda de un bastoncillo hasta que se seque.
- Higiene Bucal: Por sus cualidades antibacterianas ayuda a afrontar las infecciones bucales que afectan a la boca, dientes y encías. Pon 3–5 gotas en un vaso de agua y haz gárgaras para combatir las úlceras bucales. Si añades unas gotas al cepillo de dientes antes de frotarlos contribuirá a eliminar la placa bacteriana.

Fuente: Revista Qualitas Vitae (Otoño/Invierno 2017/18)

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Sólo usuarios registrados pueden enviar comentarios