91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Probióticos: el bienestar comienza en tu interior

Publicado el 29/11/2015

probióticos,intestino,flora intestinal,prebióticos,bacterias intestinales,digestión,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales


La flora intestinal tiene varias funciones, como defender al intestino de infecciones, ayudar a la digestión de algunos alimentos y formar algunos elementos nutritivos que ayudan a que el organismo funciones adecuadamente.

 

Los probióticos son un conjunto de microorganismos vivos (bacterias, levaduras) que componen la microflora bacteriana simbionte del intestino y, administrados a una dosis suficiente, confieren un efecto beneficioso para nuestra salud. Los géneros más frecuentes son: Lactibacillus, Bifidobacterium, Lactococos, Estreptococos y Enterococos.

 

Los prebióticos son sustancias alimentarias no digeribles que favorecen el crecimiento de la macrobiótica simbionte intestinal y ayudan a la regeneración de las bacterias intestinales. Suelen ser hidratos de carbono, como la oligofructosa, inulina, fructooligosacáridos, lactulosa, galactosacáridos y arabinogalactanos. Todos ellos se encuentran en las verduras, frutas y cereales integrales.

 

Actualmente muchos de los suplementos probióticos llevan incorporados en su formulación el prebiótico, que ayuda también a la regeneración de la flora, dado que actúa como alimento para nuestras bacterias intestinales. Los simbióticos son combinaciones apropiadas de pre y probióticos.

 

¿Por qué tomar probióticos?

El buen equilibrio de la flora intestinal es indispensable para el mantenimiento de una óptima inmunidad, pero también es de vital importancia el buen desarrollo de la función digestiva, el equilibrio de las bacterias de las mucosas del tracto digestivo, que también influyen, a su vez, en la flora bacteriana del aparato urogenital.

 

En las últimas décadas nuestros hábitos de vida han cambiando: alimentación pobre en fibra, estrés, mala alimentación, antibioterapia, estreñimiento, aditivos, conservantes, colorantes, etc. y con ello, se genera una alteración de la mucosa intestinal, un desequilibrio en la flora intestinal, produciendo síntomas como: diarrea, estreñimientos, flatulencias, pirosis, colitis, enfermedad de Crohn, diverticulosis, bajada de defensas, etc.

 

Por todo ello es muy importante cambiar nuestros hábitos de vida y regenerar la flora bacteriana intestinal para adquirir un óptimo estado de salud.

 

Actualmente encontramos en el mercado gran variedad de suplementos con una sinergia de cepas probióticas para una acción optimiazada. Esta asociación de diferentes cepas permite reforzar su efecto con un amoldo espectro de actuación contra las bacterias patógenas.

 

¿Qué funciones ejercen?

Tiene  muchas propiedades: refuerzan el sistema inmunitario, intervienen en la síntesis de nutrientes como la vitamina B12, vitamina K y biotina.

 

A nivel digestivo-intestinal:

 

  • Mejoran la función digestiva, de absorción y asimilación de nutrientes.
  • Regeneran la flora bacteriana evitando putrefacción.
  • Eliminan las bacterias patógenas del tracto digestivo y controlan la proliferación de hongos patógenos (Candida albicans).
  • Favorecen la eliminación de residuos de los gases, por lo tanto reducen hinchazón abdominal.
  • Regulan el equilibrio ácido del estómago, previniendo la aparición de úlceras intestinales.
  • Regulan el peristaltismo intestinal.
  • Mejoran la tolerancia a la lactosa y algunos alimentos, previniendo y mejorando las alergias alimentarias.

 

¿Cuando resultan útiles?

Debido al efecto beneficioso para el organismo y sus propiedades regeneradoras de la flora intestinal estarían indicados:

 

  • Tras la toma de antibióticos, corticoides, secuelas de tratamientos medicamentosos…
  • Estreñimiento y diarrea.
  • Como coadyuvante en tratamiento de cándidas y levaduras.
  • Prevención de gastritis erosivas, gastroenteritis, úlceras.
  • Gases, hinchazónn, enfermedades inflamatorias intestinales, dispepsias.
  • Alergias alimentarias, intolerancias a la lactosa.
  • Para la depuración intestinal.
  • Para potenciar las defensas de nuestro organismo.

 

¿Qué debe contener un buen probótico?

Cepas probióticas que se encuentren en cantidades suficientes, normalmente puede variar de 40 millones a 3.000 millones de células viables por cápsula. Existen simbióticos (suplementos de probióticos y prebióticos) con una cobertura total de hasta 12 cepas de microorganismos que conforman la flora del tracto digestivos, incluyendo tracto oro y nasofaríngeo, intestino delgado y colon.

 

Sustancias indispensables para el crecimiento de la microflora bacteriana: prebióticos

En la actualidad es frecuente encontrar asociaciones de probióticos con enzimas digestivas para mejorar las inflamaciones y favorecer las digestiones. Cada enzima vegetal ejerce una función específica durante el proceso digestivo, y la toma conjunta de todas las enzimas digestivas ayuda a mejorar la calidad de la digestión.

 

Incluso, a día de hoy, existen suplementos de probióticos que actúan equilibrando la flora intestinal, asociados a prebióticos para mejorar su acción, enzimas digestivas para ayudar a realizar las digestiones más completas y efectivas y añaden aminoácidos como la L-Glutamina para mantener y regenerar la mucosa digestiva.

 

Es por ello que estos suplementos estarían indicados en casos de: gases, aerofagia, colitis, pancreatitis, problemas de digestión y procesos antiinflamatorios de variada etiología.


Fuente: Revista News Magazine (nº 7)

Comentarios

Sin comentarios por el momento

Sólo usuarios registrados pueden enviar comentarios