91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

El astrágalo combate el envejecimiento celular

Publicado el 12/03/2015

astragalo,telomerasa,telomero,antienvejecimiento,radicales libres,envejecimiento,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales


Uno de los grandes hallazgos de Leonard Hayflick, especialista en anatomía, fue la teoría del reloj celular que acuñó en 1960 con la que aseguraba que dicho reloj corre fatalmente cada vez que nuestras células se dividen. A partir de ahí uno de los grandes retos de la humanidad es el de alargar la vida biológica de los seres humanos, alcanzar casi la inmortalidad.

 

“El milagro ocurrió en la Universidad de Texas: los doctores Woodring Wright y Jerry Shay lograron mutar la condición de mortales de unas células humanas, así consiguieron prolongar de forma artificial e indefinidamente estas células y hallar la clave que podría desvelar el secreto de la eterna juventud: la enzima llamada telomerasa. Este descubrimiento abre un nuevo camino para el tratamiento de muchas enfermedades graves y la mejora de calidad de vida.”

 

A raíz de esta noticia hubo un antes y un después en las investigaciones dedicadas a encontrar el secreto de la vida eterna. ¿Hemos descubierto el elixir de la juventud? Javier Novo, profesor de genética de la Universidad de Navarra confirma que así es: “la telomerasa es un paso crucial en el campo del envejecimiento y abre las puertas a nuevas terapias para muchas enfermedades.”

 

Telomerasa y telómeros

¿Por qué mueren nuestras células? La respuesta no la dio el doctor Hayflick, sino sus discípulos, que descubrieron una pequeña zona en el extremo de los cromosomas, llamada telómero, que en principio parecía no servir para nada. Tiene la forma de un tubito de plástico que se asemeja  al que hay en los cordones de los zapatos para que no se deshilachen. Comprobaron que cada vez que se dividía una célula el telómero era más pequeño. Cuando la célula alcanzaba las cien reproducciones el telómero era diminuto, lo que suponía que había llegado al final de su reproducción. Los genes que habían estado recubiertos por el telómero quedaban desprotegidos y empezaban a producir radicales libres que potenciaban su deterioro. De este modo los científicos llegaron a la conclusión de que el reloj celular es el telómero. Aislaron y clonaron el gen de la telomerasa, lo manipularon, lo transfirieron a células que normalmente no lo producen, de ancianas y enfermas. Así fue cómo consiguieron que las células mortales se convirtieran en inmortales.

 

La planta que activa la telomerasa

El astrágalo es una planta procedente del norte de China que se recolecta a partir de los cuatro o siete años. Lo que la convierte en maravillosa es su raíz, porque activa la tan vital telomerasa. Una enzima que protege, repara y alarga la longitud de los telómeros cortos, pero también impidiendo que los largos no se acorten, retrasando el envejecimiento celular. Se trata de uno de los descubrimientos más impactantes de los últimos años y servirá no tanto para alargar la vida, que es lo de menos, pero sí para mejorar su calidad. Los estudios científicos han puesto sobre la mesa una posibilidad que hasta hace poco nos parecía una utopía, vivir una tercera edad con la vista perfecta, vigor sexual y con la piel lisa y tersa. En resumen, emulando las palabras de Manuel Serrano, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, “no estamos programados para envejecer.” Habla que en nuestro cuerpo a lo largo de su vida hay cambios pautados. Dice que a los niños se les caen los dientes, a los adolescentes les crece el vello, es decir, son unos cambios que tiene una función biológica. Sin embargo sostiene que las canas y las arrugas no están programadas, no sirven para nada, ocurren porque en el sistema había algo que funcionaba y ha dejado de hacerlo.

 

Un producto para la eternidad

Por eso hay esperanzas para el ser humano si se cuida y se protege. Podrá ser inmune a muchas enfermedades, alargar la vida ganando en calidad. Así como el envejecimiento es un proceso lento y largo, la toma del astrálago también lo es ya que sus beneficios se ven a largo plazo. Esta planta estandarizada ofrece una oportunidad para los más previsores y la gente que quiere invertir en su futuro.