91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

El botiquín de invierno

Publicado el 27/12/2014

botiquin,gripe,catarros,resfriados,equinacea,reishi,astragalo,defensas,sistema inmunologico,herbolario online,cosmética natural


Cuando el termómetro baja no sólo llega la Navidad y la nieve a nuestra agenda, con el frío también llegan las gripes y los dolores articulares. Para que el frío no te pille sin preparación, te damos las claves para hacerte con un botiquín natural específico.

 

¿Cómo funcionan las defensas del organismo?

Todos los seres vivos tenemos unos mecanismos para impedir o dificultar la agresión de agentes extraños. Estos mecanismos se llevan a cabo mediante diferentes procesos que impiden la entrada de patógenos y que requieren del equilibrio y destreza de la respuesta inmune, específica e inespecífica.

En invierno, las defensas son puestas a prueba por los cambios bruscos de temperatura, la falta de luz solar, la menos disponibilidad de alimentos frescos y naturales y solemos hacer menos ejercicio al aire libre.

Otro factor a tener en cuenta es que en invierno pasamos más horas encerrados con más personas en lugares cerrados con mala ventilación, condiciones perfectas para crear un caldo de cultivo muy adecuado para las infecciones víricas y bacterianas. El contacto físico es la forma más rápida de transmisión de infecciones.

Una buena alimentación es clave para el correcto funcionamiento del sistema inmune y su mantenimiento saludable. Es importante que nuestro organismo tenga provisiones adecuadas de nutrientes específicos que permitan este establecimiento del equilibrio interno. Lo que comes o dejas de comer juega un papel importante en este contexto, favoreciendo la resistencia y la lucha contra las infecciones y el deterioro físico, los complementos nutricionales optimizan estos mecanismos para generar un soporte defensivo equilibrado.

 

¿Cómo aumentar las defensas en invierno?

Ya sea en invierno o en cualquier otro momento del año el sistema inmunológico es especialmente sensible a diferentes variables. Su correcto funcionamiento está perfilado por una alimentación equilibrada y un estilo de vida adecuado. Factores como la fisiología, la edad, la genética, el estrés, los aspectos emocionales, etc. pueden ser los causantes de una mayor o menor respuesta defensiva.

 

¿Cómo tratar síntomas de las condiciones comunes del invierno?

Además de los nutrientes anteriormente mencionados como soporte inmunológico, tenemos otros elementos que pueden reforzar el sistema defensivo y trabajar algunas de las incidencias más frecuentes durante el invierno. Los más utilizados son:

  • Equinácea: Posee capacidad para aumentar la producción de linfocitos, aumento del interferir y de anticuerpos y acelera la migración de glóbulos blancos hacia el área infectada. Aporta una gran ayuda en el aumento de las defensas de nuestro organismo activando los fagocitos. Puede reducir la sintomatológia y duración de catarros y alivia los síntomas de gripe, participando en la inhibición del crecimiento viral lo que puede indicarnos una prevención de complicaciones consecuentes a procesos de este tipo.
  • Reishi: Tiene en su composición polisacáridos (beta glucano), triterpenos y fitosteroles y se le atribuyen diferentes propiedades como antiviral, protector celular y antialérgico. Como ya hemos visto su composición en beta D glucano puede mejorar la secuencia de células T e incrementar los leucocitos frente a situaciones específicas. Activa el sistema inmune, mejora la actividad de las células natural killer y reduce la fiebre. Se estima una actividad antibacteriana y antiviral. Puede ser útil para aliviar la inflamación bronquial y nasal.
  • Orégano: El orégano es un conocido antibacteriano que tiene capacidad para perforar la membrana celular de las bacterias, dejando ésta susceptible a su destrucción. También se le confiere capacidad para aliviar los problemas relacionados con las infecciones respiratorias como la tos y el catarro.
  • Olivo: Ofrece una actividad antiviral (por ejemplo herpes simple, gripe). Conocido también por su capacidad antibacteriana y antipirética.
  • Astrágalo: Contribuye a incrementar la producción y secreción de interferón. Aumenta la actividad de los glóbulos blancos y protege frente a numerosos virus.


Las fiestas navideñas pueden modificar nuestros hábitos alimenticios. Algunas ayudas que favorecen la acción antioxidante, el metabolismo de las grasas, malas digestivos, etc. son glutation, fibras, jengibre, enzimas digestivas, canela, colina, inositol, metionina, lecitina, bacterias intestinales, te verde, ácidos grasos conjugados, ácido hidroxicítrico, diente de león… entre otros.

Y como siempre, cualquier persona debe llevar unos hábitos de vida saludables, procurando dormir no menos de 7 horas diarias, beber mucho líquido, tomar frutas y verduras de temporada, cereales integrales, pescados y alimentos de temporada ya que éstos contienen de forma natural aquellos nutrientes específicos en cada contexto del año para un aporte correcto y equilibrado de sustancias esenciales para nuestro organismo. Los complementos no son panaceas, optimizarán a cada persona siempre que el estilo de vida sea saludable.

Fuente: Revista Integral (nº 320)