91 314 78 36L - V 10h - 14h y 16h - 18h

Bienvenido Entrar

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más información Gestionar cookies

El intestino y sus múltiples funciones

Publicado el 02/07/2014

flora intestinal,bacterias intestinales,flora bacteriana,estreñimiento,diarrea,enzimas digestivas,intestino,herbolario online,cosmética natural,tratamientos naturales,productos naturales

 

Un intestino sano es la condición necesaria para un metabolismo funcional y, por consiguiente, para un organismo vital. La coordinación de la digestión está controlada por más de 100 millones de células nerviosas. Además, el 70% de las células de defensa se encuentran en el intestino, lo que le convierte en el mayor órgano del sistema inmunitario.

 

Flora intestinal.

Los micro-organismos de la flora intestinal son cruciales para la digestión y el buen funcionamiento del intestino. La flora intestinal es una comunidad de organismos vivos (biocenosis) constituída aproximadamente por 150 especies de bacterias. Cuenta con 1014 células, pesa 1 kilogramo y forma una especie de red que recubre toda la pared interior del intestino.

 

La flora intestinal ejerce las siguientes funciones:

 

  • Barrera contra las sustancias nocivas.
  • Modulación del sistema inmunitario.
  • Síntesis de las vitaminas.
  • Degradación de las sustancias de lastre.
  • Desintoxicación.

 

Una flora intestinal sana sólo puede desarrollarse en un medio ácido, con un pH de 4,5 a 5. La flora bacteriana sana, compuesta por lactobacilos y bifidobacterias, crea ella misma las condiciones ácidas más favorables produciendo ácido láctico. Con este proceso se protege también al organismo de gérmenes intestinales nocivos.

 

Si se produce un desequilibrio entre bacterias intestinales "buenas" y "malas" (disbacteriosis, disbiosis) el intestino se desestabiliza completamente.

 

Las causas pueden ser múltiples: estrés, alcohol, tabaco, mala alimentación (comida rápida, alimentos refinados), falta de ejercicio, toma de medicamentos (antibióticos, especialmente) o polución.

 

Problemas provocados por una flora intestinal disfuncional:

 

  • Dolor de vientre.
  • Sensación de saciedad.
  • Estreñimiento.
  • Diarrea.
  • Colon irritable.
  • Micosis intestinal.

 

En todos los casos, la protección de la flora intestinal es el tratamiento recomendado. Los lactobacilos y las bifidobacterias tienen como fin procurar la acidez necesaria en el medio intestinal para su correcto funcionamiento y el aporte de ácido láctico L(+) es vital para una buena colonización de las bacterias intestinales.

 

Enzimas digestivas.

Además de las bacterias de la flora intestinal, las enzimas digestivas descomponen los alimentos en moléculas simples. Los lípidos de cadena larga, los hidratos de carbono y las proteínas son divididos en componentes simples, más asimilables por el metabolismo, por diversas enzimas.

 

En la función de algunas enzimas digestivas, el calcio juega un papel importante.